Por siempre Raffaella: se apaga un ícono de la música

Al referirnos a Raffaella Carrá no sólo hablamos de una artista sino al concepto de lo que una diva puede ser. Una mujer talentosa, disciplinada y disruptiva que logró trascender imponiendo su propio estilo.

Nacida en 1943 en Bologna, Italia, llegó a ser un ícono de la música en Europa y América. Con su fuerte presencia y alegría sobre los escenarios era capaz de contagiar al público de todas las edades. Su gran fama la llevó a la televisión donde se consagró como conductora de diferentes shows de TV, la mayor parte en la cadena italiana RAI y en la española TVE. Logró grandes éxitos que cambiaron la televisión como: "Pronto... Raffaella?". 

Gracias a su característica alegría, calidez revolucionó el relato televisivo de una época encorsetada alcanzando audiencias de hasta diez millones de espectadores.

Raffaella Carrá
Raffaella Carrá

Fue una estrella innovadora y revolucionaria que se animaba a hablar de la liberación femenina en los años 70. En su famoso tema «03 03 456», aborda la masturbación femenina en la estrofa en la que llama por teléfono a un amante: «Mi dedo está enrojecido de tanto marcar, se mueve solo sobre mi cuerpo y marca sin parar». La canción fue censurada en varios países. 

Raffaella Carrá
Raffaella Carrá

En los últimos años la diva italiana confesó: “No sé si logré cierta liberación femenina, pero creo que a las mujeres les he dado toda la energía y la positividad que llevo dentro. Yo sí que pagué el precio de mi libertad”. No sólo de liberación y de la sexualidad femenina hacía hablar Raffaella, también del amor libre por lo cual ha sido una inspiración para la causa homosexual. La canción «Lucas», lanzada en 1978, dice: “Lucas, Lucas ¿dónde te has metido? lo vi abrazado a un desconocido, no sé quién era, tal vez un viejo amigo”. 

Raffaella fue censurada por el Vaticano por mostrar el ombligo en sus actuaciones en televisión por el baile de su tema “Tuca, tuca” (1971).  Sus provocaciones le valieron el apodo del 'ombligo de Italia'.

“No solo era mostrar mi cuerpo, era hacer entender que el cuerpo de una mujer siempre está unido a su cabeza. La sensualidad no está reñida con la inteligencia, la simpatía…”. 

Raffaella Carrá
Raffaella Carrá

Su look rubio platinado, corte con flequillo selló una época y fue por siempre su marca registrada. El vestuario de Raffaella incluyó mono prendas, maillots, donde prevalecían el rojo, el dorado y el blanco, colores shocking. Vestía telas de lycra, lentejuelas y escotes pronunciados y espalda descubierta.

Raffaella no creía en el matrimonio, pero tuvo dos grandes amores. Gianni Boncompagni, quien compuso gran parte de las canciones, y luego formó pareja con Sergio Japino, su coreógrafo. La diva no tuvo descendencia: “Me hubiera gustado tener un hijo, pero cuando lo intenté ya era tarde. El médico me dijo que no podía”. No obstante, adoptó varios niños a distancia en diferentes partes del mundo

En 2017 Raffaella recibió el Premio World Pride por su colaboración con la igualdad de derechos. “El camino hacia la igualdad no está todavía completado” declaró al recibir el premio y agregó: “El amor es fundamental en la vida y eres libre de dedicarlo a quien quieras”.

Los últimos meses, muy delicada de salud, pidió específicamente no recibir ningún tributo en particular, pero para el mundo del espectáculo siempre estará en lo más alto. El pasado 5 de julio se consagró como uno de esos ángeles que trascenderá el tiempo perdurando en las almas de todos los que alguna vez la escuchamos cantar.

Nicolás Pesce

Nicolás Pesce

Lo más lindo de la vida es conocer el mundo. Viajé por 27 países, soy experto en hoteles y apasionado por las redes sociales. Enamorado de la moda y amante del arte. Ser feliz es mi lema. Con alegría, optimismo y buen rollo, la vida se pasa mejor. 16 años haciendo moda por el mundo y espero que sean muchos más. Mis padres me pusieron el nombre cómo si hubiera nacido un príncipe: Nicolás Oscar José Pesce Freijo, la realidad supera la ficción, casi siempre. Soy argentino pero mi abuela nació en Lugo, por eso amo tanto España y la palabra “Vale”.

Continúa leyendo