Carlos de Inglaterra acompañó a Meghan Markle al altar

Tras las polémicas declaraciones del padre de la futura duquesa de Sussex, la incógnita era casi completa acerca de su acompañante de camino al altar. Por suerte, el palacio de Kensington aclaró quién sería su prestigioso acompañante.

Meghan altar

A las puertas de la celebración de la boda del año, varias preguntas queman los labios de los admiradores del príncipe Harry y Meghan Markle. Una de ellas, y sin duda alguna la más polémica, era la identidad de la persona que acompañaría a la futura duquesa al altar. Según el protocolo, el padre de la novia debería ser el elegido. Pero las diferentes polémicas que surgieron en los últimos meses salpicaron las relaciones y sobre todo la reputación de la familia de la novia. A este tipo de  "inconvenientes" se les han sumado los recientes problemas de salud del padre de la actriz.

La hermanastra de Meghan, Samantha, llegó a alegar que era “una trepadora social y una superficial”, además de una profunda narcisista y egoísta. Su hermano Thomas Markle Junior escribió de su puño y letra una carta al príncipe Harry para suplicarle que anulara la boda, al describir el enlace como “el mayor error cometido en la historia de las bodas reales”. Pese a estos ataques, la prometida del Príncipe pudo contar hasta ahora con el apoyo de sus padres, pero era sin contar la publicación de la terrible serie de fotografías "robadas" protagonizadas por su padre. Thomas Markle acordó con un paparazzi posar a cambio de dinero para conseguir el famoso efecto 'robado pactado'. Tras descubrirse la trampa, Markle (padre) anunció que no deseaba asistir a la boda, aunque finalmente sí podría ser el acompañante de su hija al altar.

Es por ello que nos hacemos la pregunta de ¿qué otras opciones quedarían? Por fin esta incógnita se ha resuelto, cumpléndose la que resultaba la opción más segura según el protocolo real.

¡Ya tenemos veredicto!

Apenas unas horas antes del enlace de nuevo la cuenta oficial de Kensington Palace hacía oficial que Carlos de Inglaterra, el príncipe de Gales sería el encargado de acompañar a Meghan al altar.

"Meghan Markle le ha pedido a su alteza real el príncipe de Gales que le acompañe hasta el altar de la capilla de San Jorge el día de su boda. El príncipe de Gales está complacido de dar la bienvenida a la familia a la señorita Meghan Markle de esta forma".

El Príncipe Carlos

Meghan altar
Getty

El futuro rey y padre del príncipe Harry resultaba la elección más obvia debido a su rango. Al ser el padre del novio, todo indicaba que ocupaba el primer puesto a la hora de sustituir a Thomas Markle. 

Antes de conocer el veredicto de Meghan, entre los posibles candidatos también figuraban el príncipe William y Doria Ragland, madre de Meghan. Ahora te contamos por qué.

El Príncipe Guillermo

Meghan altar
Getty

El hermano del futuro esposo era otra de las opciopnes para acompañar a Meghan. El cuñado de la futura duquesa de Sussex fue una de las opciones barajadas por Kensington Palace debido también a su legitimidad y, sobre todo, a su muy buena relación Meghan. Esta posibilidad habría respetado el protocolo real, y realzado el papel del príncipe Guillermo que ya ha sido elegido como padrino de su hermano Harry.

Doria Ragland

Meghan altar
Instagram: @meg_markle

La madre de Meghan Markle era sin duda la apuesta feminista para la boda y la que habría eclipsado los focos de la ceremonia. La futura suegra del príncipe Harry, de 61 años, asistirá a la boda aunque al igual que el resto de la familia de la ex estrella de Suits, se mantendrá al margen. Sigue viviendo en Crenshaw, uno de los barrios más conflictivos de Los Ángeles. Instructora de yoga y trabajadora social desde hace dos años, tiene un vínculo muy estrecho con su hija. Sería la opción más lógica teniendo en cuenta que forma parte de la familia directa de la prometida, pero habría ido en contra del protocolo británico.

Thomas Markle

Meghan altar
Instagram: @feedimo.news

El padre de Meghan debería haber sido su acompañante al altar por lógica y protocolo, pero la polémica generada en los últimos días añadido a sus problemas de corazón (intervención quirúrgica incluida) han terminado por sacarle de la boda del año. El 14 de mayo (5 días antes de la boda), el diario The Daily Mail afirmó que el padre de la prometida real había pactado una serie de fotos falsamente robadas con un paparazzi británico. En ellas, se puede apreciar cómo se prueba el traje por la boda con un falso sastre o cómo consulta webs de información sobre la pareja. Después de que se descubriera la estafa, Thomas Markle, de 73 años, declaró que se arrepentía y se mostró profundamente avergonzado por la situación

El comunicado que nos redujo las opciones

Cuando quedaban dos días para la boda real, Meghan Markle a través de la cuenta ofical de twitter de Kesinton Palace confimró que, finalmente, su padre no asistiría a la ceremonia por problemas de salud, lo que hizo que barajáramos a los anteriores candidatos, siendo el príncipe de Gales el afortunado. 

"Desgraciadamente, mi padre no asistirá a nuestra boda. Siempre he cuidado de mi padre y espero que pueda recibir el espacio que necesita para concentrarse en su salud. Me gustaría agradecer a todo el mundo que ha mandado mensajes de apoyo. Sabed que Harry y yo estamos ansiosos por compartir con vosotros este día tan especial el sábado".

 

CONTINÚA LEYENDO