Recorremos Montealto a través de las confesiones de Rocío Carrasco

El pasado 2 de febrero, Telecinco estrenaba Montealto: Regreso a la casa. Se trata de una serie de capítulos de carácter documental, con los que la cadena pretende simular un paseo por la que fuera en su día la casa de Rocío Jurado.

Montealto: regreso a la casa ha tocado a su fin este pasado viernes. Tras más de mes y medio de trabajo, Rocío Carrasco y Jorge Javier Vázquez han mostrado cada una de las estancias que La Fábrica de la Tele ha conseguido recrear para este especial, en homenaje a Rocío Jurado. Desde el primer momento, Rocío Carrasco ha querido detenerse para explicar lo que significa para ella esta reconstrucción de Montealto: “Significa mi hogar, donde yo he pasado el mayor tiempo de mi vida y donde ha habido muchos momentos felices. Esa casa significa sacrificio, lucha, éxito… engloba muchos sentimientos”.

Montealto
Gtres

Esta simulación no hubiera sido posible sin la colaboración de Rocío Carrasco. “He cedido muchos objetos para que se pudiera hacer la recreación, pero otros muchos se quedan para mí”.  Jorge Javier aclaró que el noventa por ciento de los objetos que aparecen han salido de las cajas de la herencia. El resto correspondía a imitaciones creadas por la propia productora con fines estéticos. Es por eso por lo que Rocío Carrasco ha agradecido el esfuerzo realizado por la productora a la hora de reconstruir cada una de las estancias: “Se ha hecho un trabajazo, con un amor y un respeto que es digno de admirar”.

El programa, ha conseguido recrear una miniatura de cada una de las estancias, como si de una casa gigante de muñecas se tratara. La habitación que Rocío Carrasco ocupaba cuando era niña, fue la primera en ver la luz. La réplica de este cuarto está tan lograda que la propia Rocío se emocionó nada más verla: “Era justo así” declaraba. En ella se podían observar multitud de detalles personales de la infancia de Rocío Carrasco: fotos con familiares y amigos, e incluso posters donde aparecen ídolos de su adolescencia como Marta Sánchez, Naomi Campbell o Nacho Cano. También se apreciaba algo tan especial como una copia de sus notas escolares.

La siguiente estancia en salir a la luz ha sido el salón principal. Un salón que aparece lleno de recuerdos y fotografías, que han conseguido sorprender a la hija de la Jurado. “Qué fuerte… pero qué pasada Dios mío”, así reaccionaba la hija de La Chipionera al ver un niño Dios y una manta de chinchilla que, según ella, llevaba años buscando. Por su parte, el vestidor de Rocío Jurado es sin duda una de las estancias más especiales para sus fans. Alberga en su interior alguno de los trajes y vestidos más míticos de la cantante, que han lucido para la ocasión diferentes modelos. Se trata de un vestidor que guarda grandes tesoros llenos de historia; y es que, La Más Grande llegó a lucir piezas de grandes diseñadores como Julio Salao, Hannibal Laguna o Carlos Arturo Zapata.

Rocío Jurado
Gtres

Más adelante se conocieron los detalles de la habitación principal de Montealto, que correspondían al dormitorio de Rocío Jurado. La hija de la cantante mostró con gran emoción los detalles principales de la habitación donde falleció su madre en junio de 2006. Entre lágrimas, compartió con los telespectadores una serie de fotos familiares y hasta un total de quince vírgenes que pertenecían a la difunta artista.  Rocío Carrasco explicaba de esta forma por qué ha sido la única habitación que ha decidido vaciar personalmente: “La única que tenía el derecho a tocar sus cosas íntimas era yo, y no una empresa de mudanzas”.

Rocío Carrasco
Gtres

Al recorrer esta estancia, la hija de La Más Grande explicó por qué Ortega Cano continuó viviendo en esa casa tras el fallecimiento de su madre. A pesar de que Rocío Jurado había dejado claro en su testamento que no deseaba que nadie viviese en Montealto tras su muerte, parece que el extorero vivió allí hasta la venta de la propiedad seis meses después. Lo que no desvela la hija de la artista es si continuó durmiendo en la habitación de la Jurado. Tampoco explica cómo es posible que Ortega no encontrara los polémicos papeles que ella misma descubrió meses después: “Lo que yo me encuentro en su dormitorio es la verdad de la familia. Engloba a mucha gente. No debemos poner el foco en nadie en concreto. Es la verdad de todo y de todos”. Rocío explica que, al organizar el mueble principal de la habitación, abre un cajón donde descubre los famosos documentos: “Cuando abrí ese cajón todas mis dudas quedaron satisfechas”.

La última habitación en mostrarse fue el baño de la artista. Rocío Carrasco mostraba, de esta forma, su sorpresa al descubrir la reconstrucción del baño de su madre: “Quien haya hecho esto parece que ha estado ahí”. Además de batas personales de la artista, también aparece su tocador o incluso el maquillaje y las lociones corporales que utilizaba.

Para la última entrega del homenaje a la intérprete de Señora se quedaron algunas estancias muy especiales donde Rocío se confesaba a su madre y en las que en el futuro encontraría un material muy delicado: “De Montealto nos queda por abrir el baño, la cocina y comedor. Vamos a abrir la cocina, es un sitio de la casa donde la mayoría de la familia pasa mucho tiempo junta, donde muchas veces desayunaba yo con mi madre y ahí yo le narraba muchas de las cosas que me habían pasado con el ser, entonces creo que es un sitio adecuado. Cuando hemos hecho el unboxing me di cuenta de que no se había deshecho de muchas cosas mi madre, porque apareció un baúl que ponía niña y me he encontrado una carpeta con 48 documentos, folios, donde ella narra lo que ella ha sufrido con el ser de una forma descarnada y muy fuerte y el equipo está preparando un vídeo donde este viernes Rocío Jurado habla, narra el sufrimiento", comentaba esta semana en El Programa de Ana Rosa.

Continúa leyendo