Renee Zellweger vs. Uma Thurman. El reencuentro beauty más esperado

Los National Board of Review Awards también han dejado un sinfín de ‘batallas’ de estilo en esta gala espectacular.

No hay dos sin tres. Tras los espectaculares modelitos en la alfombra de los Globos de Oro y en el Festival Internacional de Cine de Palm Springs, los National Board of Review Awards también han dejado un sinfín de ‘batallas’ de estilo en esta gala espectacular.

Nueva York ha reunido un año más a las principales estrellas de Hollywood y la noche de la ciudad que nunca duerme ha estado marcada por las nuevas tendencias y la aparición de los personajes más destacados de la industria cinematográfica. Pero, más allá de Salma Hayek, Adam Sandler, Billy Porter, Lupita Nyong’o y Brad Pitt, los outfits han dejado paso a los ‘nuevos rostros’.

Los retoques estéticos también han sido protagonistas de la alfombra roja de la gala. Y, aunque Renée Zellweger y Uma Thurman son conocidas por su talento y por papeles que han marcado un antes y un después en el cine -con ‘Kill Bill’ y ‘Bridget Jones’ respectivamente-, estas dos grandes actrices han acaparado los titulares por el resultado de sus operaciones estéticas.

 Zellweger dejó atrás la imagen que tenía en El diario de Bridget Jones. Adiós a los kilos de más y su rostro redondeado tan característico. En 2014 reapareció con una nueva imagen que ocupó las portadas de decenas de revistas de Estados Unidos. La estadounidense lució una imagen más angulosa, sin rastro de arrugas y con los ojos más achinados. Sin embargo, poco tiene que ver con el espectacular brillo en la cara que luce ahora: Renée está en su mejor momento y, con una figura esvelta, puede presumir de una cara perfecta.

El huracán Uma Thurman llegó más tarde: la actriz de Pulp Fiction pasó por el quirófano, pero el resultado no fue el más deseado. El estiramiento en su rostro hizo que sus ojos no parecieran los mismos. Pero, poco o nada tiene que ver esta imagen con la que ha dejado ahora la intérprete. A punto de cumplir los 50 años, Thurman ha vuelto a conquistar la Meca del cine con su espectacular belleza.

Continúa leyendo