Rocío Jurado dijo hace 22 años lo que pensaba de Antonio David

“Le hizo una vida muy horrorosa y muy insoportable”, “Rocío estaba a punto de cometer alguna barbaridad”, “quiere quitarle a sus hijos”. Corría el año 2000 cuando Rocío Jurado hacía estas afirmaciones sobre el hombre del que se estaba separando su hija, Antonio David Flores, en la televisión argentina.

Contar lo que pensaba de Antonio David Flores le costó uno de los mayores disgustos de su vida. Rocío Jurado rompió su silencio sobre la separación de su hija, Rocío Carrasco, en el programa de la televisión argentina conducido por Mirtha Legrand una tarde de septiembre del año 2000 y sus palabras viajaron de vuelta a España como un auténtico huracán. Su desahogo, el de una madre que estaba viendo sufrir a su hija en medio de una ruptura dramática y retransmitida por televisión, le costó una demanda por parte del aludido en la que le reclamaba 1000 millones de las antiguas pesetas por dañar su honor.

 

Sincerarse ante una de las grandes estrellas de la pequeña pantalla argentina acerca del calvario que estaba viviendo su hija, Rocío Carrasco, fue su mayor desvelo en los últimos años de su vida, pues falleció tan solo seis después de aquella confesión, en el 2006, a consecuencia de un cáncer de páncreas. Jurado aseguró en su defensa que ella pensaba que estaban charlando durante una publicidad periodista y entrevistada, y que la charla no estaba siendo grabada. Mirtha, la dama de la televisión en el país latino, había perdido a su hijo hacía apenas unos meses. Rocío, era una madre abatida por la situación personal de la suya. Así, en confidencias de mujer a mujer, La más grande justificó sus palabras no por no sentirlas -eso nunca lo planteó- sino por haberlas hecho públicas.

Hacía tan solo unos días que Rocío Jurado había soplado las velas de su 56 cumpleaños en su casa de La Moraleja, en Madrid. Un 18 de septiembre feliz, como tantos otros, rodeada de los suyos. Su marido, José Ortega Cano, su hija mayor, Rocío, junto a su pareja Fidel, sus dos hijos pequeños, Gloria Camila y José Fernando, sus hermanos,… Su gente, al fin y al cabo, le había acompañado a soplar las velas en esa tarde porque al día siguiente partía para América. La habían colmado de regalos. Entre ellos, un abrigo que mostró orgullosa a los periodistas a punto de coger su avión y que le habían entregado sus dos hijos pequeños. Una serie de compromisos profesionales le aguardaban al otro lado del charco y la Jurado quería irse habiéndose estado con todos los suyos, como siempre le gustaba hacer. En ese viaje, no pudo acompañarla su marido porque su madre, doña Juana Cano, estaba delicada de salud.

Rocío Jurado, Ortega Cano
Gtres

El programa de Mirtha Legrand era una de las paradas más importantes del viaje y Rocío Jurado se entregó a la entrevista de la veterana comunicadora en cuerpo y alma.  Fue salir el nombre de su hija y brotar el dolor: “cuando ella rompió con Antonio David, se quedo muy mal. Él fue un hombre que siempre la atacó muchísimo. Le hizo una vida muy horrorosa y muy insoportable, y se la sigue haciendo. Entonces, apareció este chico en la vida de Rocío (Fidel) que yo agradezco mucho a Dios y a la vida que se lo haya puesto, porque Rocío estaba a punto de cometer alguna barbaridad, porque una niña de 22 años…”

La cantante interrumpía ahí su discurso pero una hábil interlocutora quiso saber la razón de tanto sufrimiento preguntando si “le daba maltrato”. A lo que Rocío Jurado contestaba: “muy mal trato”. Y añadía tras una pausa: “Ha sido una persona muy nefasta en la vida de todos nosotros. Porque nunca fue una persona que se integrara, aunque nosotros hicimos todo lo posible. Pero el nunca se integró con nosotros”.

La intérprete de Chipiona iba un pasó más allá en su conversación ahondando en las razones del sufrimiento de su hija: “Ahora está siendo una persecución… pero, además, para quitarle a los niños. Él quiere quitarle a sus hijos, cosa que es una barbaridad porque él es un hombre que vive siempre en la calle. Y ella es una mujer que está trabajando en la televisión”

Rocío Jurado, Rocío Carrasco
Gtres

En aquel momento, Rocío Carrasco y Antonio David Flores litigaban en pleno proceso de separación contenciosa y el ex guardia civil tardó apenas un mes en demandar a la abuela de sus hijos por esas palabras. El 20 de octubre del 2000, presentaba en el juzgado de Primera Instancia de Alcobendas una demanda histórica: 1000 millones de pesetas por daño al honor, a la intimidad y a la propia imagen, además de perjudicar su batalla por la custodia de sus hijos. Dos años después, tenía lugar el juicio. Rocío Jurado delegó su representación en su letrado y Antonio David Flores afirmó a las puertas del juzgado ante los periodistas: “lo de la más grande es cierto. Todos tenemos que ir al juzgado, todos tenemos que hacer ciertas cosas porque nos obligan, pero eso de ser los más grandes parece positivo”. La sentencia fue favorable para la cantante, siendo condenado Antonio David a costas. Los recursos llegaron hasta el Tribunal Supremo que, finalmente, en el año 2009, siguió dando la razón a Rocío Jurado y condenando a costas al demandante. Esta sentencia definitiva llegó tres años después del fallecimiento de la artista, que no pudo cerrar definitivamente la página en vida. En la actualidad, Antonio David Flores sigue embargado por no haber hecho frente a las costas del proceso a las que fue condenado, que superaban los doscientos mil euros.

 

 

Sandra Aladro

Sandra Aladro

Aterricé hace 27 años en la prensa del corazón y ya se más de las vidas de algunos que de la mía propia. Despistada para lo mío, no se me escapa detalle de lo ajeno desde que en la agencia Korpa aprendí a observarlo todo. Al frente de la agencia de noticias Gtres, no hay foto que se nos resista. Soy una romántica del papel, pero a diario coqueteo con las webs y la tele. Lo importante es contártelo, tu eliges cómo y dónde.

Continúa leyendo