Salen a la luz los detalles de la nueva casa de Harry y Meghan en California

Montecito, en Santa Bárbara, es la ubicación elegida por los Sussex para fijar la que será su residencia definitiva en Estados Unidos

Gtres
Harry y Meghan

Solo ha durado seis semanas la paz para Harry y Meghan, el tiempo que ha tardado la prensa internacional en hacerse eco de su nueva mudanza y localizar la mansión que, desde principios de julio, es el hogar de los Sussex y el pequeño Archie. Hace unos días salía a la luz que el matrimonio había adquirido una casa en California, concretamente en Santa Bárbara. La noticia llamaba poderosamente la atención de todo el mundo ya que, desde el momento en el que se supo que la pareja iba a fijar su residencia en Estados Unidos, se había dado por hecho que sería en Los Ángeles.

Tras varios días de rumores, la nueva residencia del hijo pequeño de Diana de Gales y su mujer ha sido localizada y ya se han dado a conocer todos los detalles de la casa, cuyo precio se había publicado que fue de 9 millones de euros pero que, al parecer, habría sido de un poco más de 12 y medio. Tres millones de euros más que podrían desatar una nueva polémica ya que es la cantidad que Meghan y Harry continúan debiendo a las arcas públicas británicas tras la reforma de Frogmore Cottage.

Google Earth
Vista aérea de la casa nueva de Harry y Meghan

El nuevo hogar del Harry y Meghan tiene 1300 metros cuadrados construidos en dos plantas y repartidos en 9 habitaciones, 16 cuartos de baño y aseo, una sala de yoga, un gimnasio, sala de cine, varios salones, cuartos de estar, despachos, bodega y sala de videojuegos. El exterior de la propiedad cuenta con más de 20 kilómetros cuadrados en los que una enorme piscina es la atracción principal pero no la única. Zona de barbacoa, un parque de juegos infantiles, jardines, patios y una casa de invitados completan las instalaciones de la casa recién estrenada por el hermano del príncipe Guillermo y su cuñada. Una mansión de ensueño que, sin embargo, podría sufrir una reforma inminente para adecuarla no solo a sus necesidades personales sino también a las de seguridad que implica la privacidad por la que tanto están luchando.

Continúa leyendo