Sara Carbonero disfruta de sus vacaciones más ‘comfy’

Tras un año complicadísimo a nivel personal, Sara Carbonero repone fuerzas esta Navidad al calor de su gente.

Sara Carbonero no podrá olvidar el 2019. No ha sido ni mucho menos un buen año en tanto en cuanto su salud se ha visto muy resentida. En rojo permanece señalado aquella fatídica noticia en la que se la comunicaba que había que extirparle un tumor ovárico. Eran tan solo unos días después de que su marido, Iker Casillas, sufriera un infarto de miocardio que puso en jaque su vida. En definitiva, un año durísimo.

Afortunadamente, los últimos meses de 2019 los ha pasado dando pasos de gigante de su recuperación y cada día se encuentra mejor, más recuperada. Y nada mejor para recuperar energía que pasar unos días al calor del hogar y en compañía de los seres queridos. Por eso, Sara Carbonero ha viajado desde Oporto hasta Corral de Almaguer, el pueblo toledano que la vio nacer hace 35 años.

La periodista encuentra el remanso de paz y las buenas vibras que tanto necesita en esta pequeña localidad manchega. Tanto a Iker Casillas como a ella les encanta pasar tiempo en sus pueblos junto a sus dos hijos y el resto de los amigos. El portero se unió más tarde ya que ha estado el fin de semana en Doha atendiendo a unos compromisos profesionales.

Sara Carbonero, Irene Carbonero y su hijo
Gtres

Una de las primeras cosas que ha hecho Sara Carbonero es salir a pasear por los aledaños del pueblo y disfrutar de la naturaleza. Lo ha hecho junto a su hermana y con un propósito claro: hacerse una sesión de fotos improvisada con Irene Carbonero como fotógrafa. La periodista lució un abrigo de paño azul marino con cinturón y que acompañó de una bufanda y un sombrero, además de pantalones vaqueros azules y unas botas marrones de cuero de la firma ‘Popa’, valoradas en unos 85 euros.

Icono de estilo siempre, da igual las circunstancias y el lugar. Nosotras, nos alegramos muchísimo de que luzca tan estupenda y que poco a poco vuelva a recuperar la sonrisa.

Continúa leyendo