Sarah Jessica Parker difiere de su personaje en 'Sexo en Nueva York': "No soy fan de ir de compras"

La actriz ha revelado en una entrevista en una radio australiana, que irse de compras es una actividad que le genera ansiedad

Sarah Jessica Parker
Gtres

Sarah Jessica Parker ha confesado que su personalidad es muy diferente a la de Carrie Bradshaw, su papel en 'Sexo en Nueva York'. Y es que, en conversaciones con un programa de radio australiano, donde le preguntaron si es tan shopaholic como su mítico personaje, la actriz confesó que es todo lo contrario. "No soy muy fan de ir de compras, de hecho, hace muchos años que no lo soy. Antes lo era más, pero a día de hoy ir de compras me provoca un poco de ansiedad", comentó la intérprete. "Si compro algo me acabo preguntando si realmente lo necesito, si me seguirá gustando dentro de cinco años o si me quedará bien por ese entonces", añadió.

Si bien estas declaraciones poco tienen que ver con la imagen de compradora compulsiva y adicta a la moda que mostraba como Carrie Bradshaw, Sarah Jessica Parker ha revelado que hay una conducta del personaje que si aplica en su vida real, pero de la que no se siente orgullosa: la manía de almacenar toda la ropa que se compra. "A veces pienso: '¿Qué pasará cuando me jubile?', a pesar de que mi marido [Matthew Broderick] me asegura que nunca vamos a jubilarnos, tengo el sentimiento de que cuando eso suceda habré querido guardar suéteres y demás prendas para ese entonces", señaló al respecto la actriz de 54 años.

Por fortuna, todavía le faltan algunos años para retirarse de la actuación. En 2020, Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick regresarán a Broadway para protagonizar una nueva versión de la comedia de 1968, 'Plaza Suite'.

Sarah Jessica Parker
Gtres

Otra similitud de Sarah Jessica con Carrie es su gusto por los zapatos. De hecho, hace unos días la estadounidense deslumbró en un en evento de la tienda David Jones en Sidney, al apostar por un vestido midi con volantes y unos zapatos plateados con tacón ancho, hebilla XL y pedrería que, sin duda fueron el centro de atención.

Continúa leyendo