Se filtran las imágenes de Can Yaman que han dado la vuelta al mundo

El actor se ha convertido en uno de los personajes más queridos por el público

Hace unos días Can Yaman sorprendía con un radical cambio de look. El actor se convertía en imberbe despojándose de su larga melena y su barba. Precisamente los atributos que más definían la fisionomía del turco. Sin embargo, esta metamorfosis física tenía una razón de peso. El actor debía cumplir con el servicio militar de su país, obligatorio para todos los varones nacidos antes del 1 de enero de 1994.

Este deber constitucional le ha hecho paralizar su popular gira europea desapareciendo de cualquier foco mediático. Desde el pasado 30 de noviembre no actualiza sus redes sociales y su legión de fan demandaban una fotografía de su vanagloriado actor. Han pasado solo unos días y sus seguidores han conseguido lo que pretendían. Se han filtrado las primeras imágenes del corpulento intérprete en el interior del cuartel donde realiza el servicio militar.

Vestido con el traje popular de soldado, se puede ver cómo Can Yaman almuerza junto a sus compañeros de servicio. Con el pelo corto y afeitado – en una imagen que a muchos recuerda al presidente del Gobierno Pedro Sánchez, se ve cómo es uno más dentro del grupo de jóvenes. En otra imagen filtrada, el protagonista de ‘Pájaro soñador’ y ‘Dolunay’ guarda cola para pedir comida. Las fotografías han conseguido hacerse virales en pocas horas y parece ser que Can también causa furor dentro de los muros donde realiza entrenamiento militar.

Serán solo 21 días los que Can pasará dentro del cuartel. Hasta hace poco tiempo, los varones podían evitar pasar por este servicio pagando una cantidad de dinero, sin embargo, ahora es obligatorio con la posibilidad de reducirla a tres semanas pagando una cuota de 2.500 euros.

La visita de Can Yamán a España provocó la euforia de miles de fans. Pero no solo fue en nuestro país, sus vistas a otros países europeos como Grecia o Italia o varios países de Latinoamérica han desatado la fiebre Yaman.

Continúa leyendo