Tania Llasera reivindica la importancia de la salud mental contando su propia experiencia al ser madre

La presentadora ha compartido una intimidad: necesito terapia psicológica para convertirse en madre. Una realidad que anima a todas las mujeres a compartir

Tania Llasera es una de las mujeres más comprometidas con las causas sociales, en especial cuando se trata del sector femenino que tan bien abandera. La presentadora ha vuelto a la escena para amadrinar la campaña de atención psicológica telefónica gratuita Yo me cuido, de la asociación Yo No Renuncio. Hablar con ella es sinónimo de sinceridad, de experiencias de vida y de grandes titulares. En esta ocasión, atiende a las cámaras de la agencia de prensa Gtres para valorar la intervención de útero a la que se ha sometido y el hecho de haber necesitado ayuda psicológica en muchos momentos de su vida y, muy especialmente, cuando decidió ser madre.

No lo ha pasado bien Tania Llasera por este motivo. De hecho, aún se encuentra recuperándose: "Todavía estoy tiernecilla, porque es verdad que la operación ha sido muy rapidita. Me extirparon un par de pólipos, me pusieron un DIU, que le llaman el salva úteros, porque muchas mujeres se tienen que quitar el útero, y yo ya estoy en una época de avances tecnológicos, pero es verdad que la recuperación ha sido más lenta de lo que esperaba", empieza explicando.

Tania Llasera
Gtres

La bilbaína dice desconocer la razón concreta de su dolencia: “No sé exactamente el motivo, porque no soy ginecóloga, pero sé que cuando tienes muchas cesáreas acabas teniendo mucho flujo y las tuberías vírgenes, porque no ha pasado un bebé por ahí, con lo cual se alarga y se alarga y al final estás todo el mes dependiente de estar cuidándote aquello. Es muy incómodo ser mujer a veces”.

No obstante, reconoce que a veces se ha autoimpuesto demasiada exigencia en su rol como madre, algo que explica así: “Cada día de cada hora, cada minuto, desde que soy madre y antes de ser madre, incluso pensaba si seré buena madre, no seré buena madre. Es curioso cómo, de repente, no hay que generalizar nunca, pero es curioso cómo nosotras nos echamos la culpa según parimos, la culpa, la responsabilidad, todo como a nuestras espaldas. Tenemos que ser como perfectas, tenemos que trabajar como si no tuviéramos hijos. Ser madre es como si no trabajáramos”. Este pensamiento se ha acentuado durante los tiempos de pandemia, según su opinión: “Ya no está definido nuestro rol, tenemos que hacerlo todo y creo que el Covid lo puso de manifiesto, porque al final volvimos a casa todos a currar y siempre hay un sitio, un despacho mejor, que acaba siendo normalmente donde se sienta el marido, gane o no gane más. Es como curioso, es como hemos vuelto a los años 50 y además tengo que trabajar”.

Tania Llasera
Gtres

Algo que particularmente le entristece mucho es que las mujeres se ataquen unas a otras: "Nos ha pasado a todas, qué si es teta o biberón, pezón o tetina o le das una cosa u otra. Siempre estamos las unas con las otras comparando, mirando y juzgando, y es una pena, porque al final cada una es madre como buenamente puede dentro de sus circunstancias. Yo lo que intento siempre con mis redes, como persona y con mis actos, es que todas veamos que o nos unimos o esto va a ir a peor". En este sentido, Tania Llasera propone una eficaz manera de que las mujeres salgan ganando: “Ya que tenemos las redes sociales que son herramientas para que todos nos unamos, vamos a hacerlo bien, olvidarnos de críticas, de malas madres o buenas madres. Somos madres. Y ya bastante que hacemos ese ejercicio de generosidad, de educar y ya si tenemos que ser buenas esposas, buenas hijas y buenas todo. Hagan ustedes lo que puedan ser y sean felices”.

Tania Llasera
Gtres

La salud mental es un pilar importantísimo para Llasera. No se esconde al confesar que ha recurrido en varias ocasiones al psicólogo: "Estuve ocho años en terapia y cuando tengo necesidad le pego un toque (...) no me da ninguna vergüenza reconocer que necesité ayuda y creo es de valientes pedirla, saber coger un teléfono y gracias a esto poder llamar y tener atención gratuita, porque hay mucha gente que no tiene pasta para su salud mental y hay que ponerla primero porque es el cerebro el que conduce el cuerpo y no al revés", concluye.

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo