Vuelve la batalla legal: Brad Pitt demanda a Angelina Jolie por vender parte de Château Miraval

La protagonista de ‘Salt’ habría desobedecido la ley vendiendo su parte de la finca francesa que comparte con su exmarido

Brad Pitt reaviva la guerra judicial contra Angelina Jolie. Según Page Six, la intérprete de Maléfica habría vendido la finca francesa Château Miraval sin consentimiento de la otra parte, su exmarido. Ambos llegaron al acuerdo de nunca vender su participación en la finca sin contar con la aprobación del otro, como así aparece en los informes obtenidos por The Blast. Sin embargo, Jolie habría vendido, sin previo aviso, su parte al empresario ruso Yuri Shefler.

Ha sido en este momento cuando el intérprete de Troya ha decidido emprender acciones legales contra la que fuera su mujer en 2019 para que le conceda una indemnización por daños y perjuicios. Los documentos judiciales presentados por el actor en el Tribunal Superior de Los Ángeles señalan que "Jolie consumó la supuesta venta sin el conocimiento de Pitt, negándole el derecho de consentimiento que le debía y el derecho de preferencia que su entidad comercial le debía a él. Ella vendió su participación con el conocimiento y la intención de que Shefler y sus afiliados buscarán controlar el negocio al que se había dedicado el actor y socavar la inversión de Brad en Miraval", como ha adelantado Hola!.

La expareja de actores compró la bodega en 2008 -cuando aún no estaban casados- por 28.4 millones de dólares. La finca se encuentra en el sureste de Francia, concretamente en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, y cuenta con 35 habitaciones, jardines, fuentes, estanques… Pero la estancia más importante de Château Miraval es el viñedo en el que el intérprete de Ocean's Eleven habría invertido grandes cantidades de dinero, convirtiéndose así en uno de los principales productores de vino rosado del mundo. Además, el castillo francés cuenta con un pasado muy sentimental, pues fue en lugar en el que Brad y Angelina se dieron el "sí, quiero" un 23 de agosto.

Brad Pitt y Angelina Jolie
Gtres

El año pasado ya se comentó que la intérprete de Eternals habría encontrado un comprador de los viñedos franceses, pero que no podía finalizar la compra porque Pitt aún no había consentido levantar la ATRO. Estas siglas anglosajonas hacen referencia a las medidas impuestas en los procesos de divorcio para evitar que alguna de las partes tome decisiones que afecten al otro. Aún con todas, Angelina decidió llevar a cabo la venta, haciendo caso omiso a sus obligaciones legales. Ahora, el protagonista de El club de la lucha se defiende alegando que ya no puede utilizar el Château como casa privada y que su exmujer habría vendido su parte “para infligirle daño de forma gratuita”, como se puede leer en la demanda.

Pero esta batalla legal no es la única que atormenta a la expareja. Ya sus comienzos fueron turbios cuando su relación se vio envuelta en un triángulo amoroso formado por Jolie, Aniston y Pitt. Continuaron saliendo sus indiferencias a la luz, como la pasión de Pitt por ser el chico dorado de Hollywood y la lejanía que Angelina quería de la industria cinematográfica. Pero la gota que colmó el vaso fueron sus hijos. Sus diferencias por la crianza de estos llevo a la pareja más envidiada y querida de Hollywood a divorciarse, con una demanda incluida a posteriori. Tras su separación oficial en 2016, ambos actores comenzaron una lucha que sigue en pie a día de hoy.

Brad Pitt y Angelina Jolie
Gtres

 Brangelina lleva cinco años de dura batalla legal por la custodia de los seis hijos que tienen en común. A pesar de que el pasado mayo parecía que todo había culminado con la concesión de la custodia compartida, la batalla legal dio un nuevo giro. El juez que llevaba el caso, John Ouderkirk, fue descalificado y apartado de este según una “falta ética” al no revelar sus “relaciones profesionales con los asesores de Pitt”, como confirma la sentencia publicada el pasado mes de julio. Los niños, entonces, volvieron a estar legalmente con su madre y Brad decidió solicitar una revisión de la custodia. Pero la lucha del padre fue en vano, pues el Tribunal se la denegó. Los abogados de la actriz hicieron saber a People que esta estaba “centrada en su familia y encantada de que el bienestar de los niños no esté guiado por un comportamiento falto de ética”. Sin duda, esta batalla entre la expareja de Hollywood no solo está siendo larga y dolorosa, sino costosa también.

Continúa leyendo