10 razones por las que seguimos viendo Sexo en Nueva York

Nos sabemos los diálogos de memoria y conocemos cada detalle de la historia pero seguimos viendo cada reposición, ¿por qué? Aquí las razones.

Carrie en su vestidor.

1. Porque siempre van fabulosas, como dice Samantha. Ya sea en casa escribiendo, corriendo por Central Park o en el supermercado, los conjuntos son impecables. Sus mezclas imposibles inspiran a atreverse con la moda.

2. Porque destierran los tabús. Hablan de sexo sin tapujos, algunas sin ningún tipo de pudor y eso nos gusta. Hasta ese momento el sexo en televisión era demasiado explícito o púdicamente implícito, pero llegó Samantha con sus tres amigas para quitarles hasta el apetito con sus historias.

3. Porque todas tenemos un Mr. Big en nuestra lista. Ese hombre con el que recaemos una y otra vez aunque hiera nuestro amor propio, y aunque le odien nuestras amigas.

4. Porque por primera vez vemos a una mujer que se comporta como un hombre, ¡y sin remordimientos!. Lo habitual es ver mujeres enamoradizas, ciegas detrás de su hombre, aquí son ellas las que ponen las reglas y el hombre de la serie sin duda es Samantha, va de uno a otro evitando el compromiso aunque… a todas les llega su momento ¿no?

5. Porque es una declaración de intenciones desde el capítulo 1. Cuando Carrie aparece con ese tutú blanco y una camiseta rosa de licra mirando su anuncio en un autobús que le salpica de arriba abajo, ya nos está diciendo que la moda va a ser ese punto de fantasía dentro de un mundo más o menos real. Real entendido como situaciones más o menos realistas con los hombres y el trabajo, porque tener un apartamento en el Uper East Side y vestir Manolos ya es otra historia.

Carrie y Big.

6. Porque demuestra que tampoco es ninguna desgracia ser soltera a los 30. Aunque su búsqueda del amor es infructuosa durante sus casi seis temporadas, es su soltería lo que nos ha enganchado a todas, su vida llena de trabajo, zapatos y citas nos ha enseñado a todas a brindar con cosmopolitan por la soltería.

7. Porque justifica nuestra pasión por los zapatos. Ver a Carrie corriendo por la Gran Manzana subida sobre 15 centímetros de tacón nos da ganas de calzarnos los tacones aunque sea para ir a por el pan. Porque con un buen par de zapatos, igual que con el conjunto perfecto, una mujer siente que es capaz de todo.

8. Porque seguimos sonriendo como bobas con la limusina bajo la ventana. Porque al final somos unas románicas, y esa imagen de Big llamando por teléfono desde la limusina nos encanta. Ya no digamos con su aparición en París…

9. Por su feminismo bien entendido. Vale que puede ser superficial con todo eso de la moda cara, los hombres ricos y los restaurantes de lujo. Pero cada una de ellas es una mujer segura de sí misma y con éxito en su trabajo y, para colmo, ideal.

10. Porque nos identificamos con ellas y con sus historias. Para las conservadoras, para las creativas, para las liberales, para las responsables, para las solteras, para las casadas, para las mamás…para todas. Porque Charlotte, Samantha, Miranda y Carrie encarnan cada tipo de mujer, quizá sin unos Manolos, pero mujer de todas formas.

Etiquetas: sarah jessica parker

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS