A vueltas con Diana Vreeland

La actriz Carme Elias resucita a la editora de moda en una obra de teatro

Diana Vreeland

Será un monólogo (el primero que hace la actriz catalana sobre un escenario) escrito por Mark Hampston y Mary Louise Willson, en el que Diana Vreeland, la editora de editoras, cuenta su (aguda) versión del mundo que la rodean. La obra ha triunfado en el off Broadway y todo apunta a que, del seis al veinticinco de mayo, también lo hará en el teatro Akadèmia de Barcelona. Diana Vreeland es uno de esos personajes ya míticos que se sitúan en la visagra que separa, pero une, el viejo del nuevo mundo. Con un bagaje claramente decimonónico (prebélico) a sus espaldas, la Vreeland supo, no obstante, colaborar en la creación de un nuevo punto de vista sobre la moda, sobre la mujer, sobre la cultura, en definitiva, del siglo XX. Fue muy curioso ver cómo después de ver "September Issue" (el documental) y "El diablo se viste de Prada" (la película), muchas directoras y editoras de moda adoptaron las supuestas altivas maneras de Wintour. Fue despiporrante ver cómo muchas se ponían en ridículo, emulando al personaje. La Wintour es, dicen algunos, la heredera natural de la Vreeland. No tengo tiempo ahora de discernir si es así o no, pero lo que sí será mondante será ver cómo ahora, que se volverá a poner de moda, todas las editoras del planeta se colocarán "pulseras Verdura" en las ambas muñecas para emular a Diana Vreeland. Las maneras bastas, directas y groseras (campechanas las llamámamos en nuestro país) de Vreeland iban ligadas, no obstante, a un talento indiscutible. Aquí muchas (y muchos) se quedan sólo con las malas formas, juegan a ser editoras, y luego ni talentito, oigan, ni talentito. Si quieren saber ustedes más sobre la Vreeland, a parte de ir a ver a Carme Elias al teatro, que sería de rigor, les recomiendo los siguientes libros:

"The eye has to travel" (Abrams books), escrito por su nuera Lisa Immodino Vreeland. Existe un documental editado también en DVD, que es la versión en movimiento del libro. Vale la pena sólo por ver al personaje, que lo era mucho, hablando y gesticulando.

"Diana Vreeland. An illustrated Biography" (Harper Collins) de Eleanor Dwight y "Diana Vreeland. Empress of fashion" (Thames of Hudson) de Amanda Mackenzie Stuart, dos biografías espléndidas.

"Allure" de la propia Diana Vreeland. Existe una versión de bolsillo (el libro original es inmenso), también con tapa roja, editado por Chronicle books y prologado por Marc Jacobs, que logra que te hagas una idea del original de 1980 en el que la editora, a base de fotos, define lo que para ella es, pues eso el "allure", el estilo, la elegancia…

Mi libro favorito, sin embargo, es "Diana Vreeland. Why don't you?" (Univers), un librito precioso en el que se recopilan las primeras columnas de Vreeland en Harper's Bazaar a través de las cuales se descubre la voz aparentemente excéntrica de una mujer que ha creado escuela… una escuela que, por cierto, entre las malas copias y las exigencias de accionistas varios, está a punto de desaparecer definitivamente.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS