Adriana Ugarte y El tiempo entre costuras

Tan valiente como bella, Adriana Ugarte lo tiene todo para convertirse en la próxima gran estrella de nuestras pantallas. Este otoño, la televisión es suya.

adriana ugarte

Al poco de comenzar el rodaje de «El tiempo entre costuras», una mañana Adriana Ugarte se desmayó en casa mientras esperaba al coche de producción. Cuando el médico firmó una baja laboral por estrés a la actriz, un escalofrío recorrió a los implicados en la serie. Hasta en la prescripción facultativa de reposo, Adriana y Sira –la protagonista de la novela de María Dueñas, que ahora estrena Antena 3, y a quien, en un lejano 1936, otro doctor recomienda lo mismo– son dos gotas de agua. ¿Quién dijo que nadie es insustituible?

Solo aguantó en casa diez días. «Cada personaje es una oportunidad para investigar, y si se trataba de “conocer” la vulnerabilidad de Sira, mi primer paso era hacer una incursión en la mía», explica la actriz a posteriori. Un espíritu reflexivo que, junto con la valentía, se ha convertido en una de sus principales características como actriz. Lo demuestra cuando niega cualquier tipo de temor a quedar encasillada en series y papeles de época. «Desde el presente miramos al pasado como si fuera una unidad, un mismo personaje. Y, por el contrario, está lleno de variedad y riqueza. Para mí, el reto consiste en crear en cada ocasión un carácter nuevo, con una manera personal de ver la vida.» Se nota que la actriz cursó tres años de filosofía antes de que compatibilizar estudios y trabajo se hiciera imposible.

Nos queda preguntarle cuál es la clave del éxito del best-seller de Dueñas. «Su espíritu absolutamente romántico: el amor convierte en víctimas a muchos personajes de novela y serie, y a la vez será su impulso, su motor vital». Puro Platón.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS