Alicia Vikander: estrella del norte

El nuevo rostro del cine lo es también de la moda. Habitual en cortes y palacios de ficción, Alicia Vikander es la reina ascendente de la pantalla.

Vikander

Es muy posible que esta chica y su nombre no te suenen de nada. Pero cuando acabe este año, la sueca Alicia Vikander habrá estrenado ocho películas en 12 meses, será la imagen rutilante de Louis Vuitton y quizá siga paseando por el mundo de la mano de uno de los hombres más deseados del planeta, Michael Fassbender.

El de esta joven menuda y de apariencia frágil, que descubrimos en 2012 interpretando a aristócratas de época en Un asunto real y Anna Karenina (en la que para muchos eclipsó a su protagonista, Keira Knightley), es uno de los nombres clave de 2015. El pasado enero arrancaba su año triunfal con El séptimo hijo, un filme de fantasía con Julianne Moore y Kit Harington (el Jon Nieve de Juego de tronos), el mismo con el que comparte arrumacos en Testament of Youth, un dramón romántico pendiente de estreno. Pero ha sido Ex Machina, que acaba de pasar por nuestros cines, la cinta que ha puesto su rostro, aquí transformado en el del robot sensible y demasiado humano que protagoniza este filosófico thriller de ciencia ficción alabado por la crítica, en portadas de todo el mundo, dando la bienvenida a un nuevo icono de moda. 

dos

Vikander nació en Gotemburgo en 1988, hija de un psiquiatra y una actriz de teatro que se separaron cuando tenía cinco meses. Desde pequeña estudió danza con el Ballet Real de Suecia, primero en su ciudad y después en Estocolmo, donde se independizó con solo 15 años. Poco más tarde, los dolores pudieron con su vocación, y la bailarina comenzó a trabajar en series de televisión, pero conservando una disciplina que destacan quienes la han dirigido después. En el cine debutó con Pure, un duro psicodrama que le valió el equivalente sueco al Goya a la mejor actriz con solo 22 años. La actriz vive desde 2012 en Londres, a donde llegó para compartir piso con el dúo sueco, hoy superventas, Icona Pop, y con otra amiga. "Vivíamos en un piso con ratas, cuatro chicas compartiendo dos camas individuales", le contó a The Daily Telegraph.

Ahora, una casa en propiedad en el norte de la ciudad ilustra el cambio de estatus de Vikander, que no para de encadenar películas de peso. A la recién estrenada Son of a Gun, una cinta de robos junto a Ewan McGregor, se suma en agosto Operación U.N.C.L.E., comedia de espías dirigida por Guy Ritchie. Después llegarán Tulip Fever, con Cara Delevingne; The Light Between the Oceans, donde conoció a Fassbender, y The Danish Girl, protagonizada por el oscarizado Eddie Redmayne. Un maratón hacia el éxito que no ha hecho más que comenzar.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS