El reality de las Kardashian, cancelado indefinidamente

La delicada situación por la que pasan Kim Kardashian y Kanye West paraliza las grabaciones.

Kim y Kanye
Gtres

Ni el estado de salud de Kanye West ni la situación anímica de Kim Kardashian parecen mejorar. La socialite y su marido permanecen hacinados en el hospital de UCLA donde Kanye ingresó la semana pasada tras sufrir un duro brote psicótico, traducido en alteraciones del sueño y deshidratación. Se ha especulado con que llevaba tiempo luchando contra la ansiedad y la depresión.

Las últimas noticias sobre el estado de salud del rapero tampoco son muy esperanzadoras ya que se acaba de conocer que Kanye sufriría paranoia extrema de la que le está costando recuperase. Es más, el equipo médico que trata al artista ha decidido posponer el alta prevista para hoy, ya que el paciente “aún no se encuentra estable”.

Según se ha publicado recientemente, Kim está muy preocupada porque no quiere que sus hijos North y Saint vean a su padre en la cama de un hospital y siendo atendido prácticamente de manera continua. Por ello, no ha dejado que se acerquen al hospital de Los Ángeles.

Así las cosas y, mientras el mundo de Kim Kardashian se tambalea (sobre todo tras el robo sufrido en París), el bastión del imperio K también se paraliza. Según medios internacionales, la productora encargada de las grabaciones del reality Keeping up with the Kardashians ha decidido frenar la grabación y emisión de más episodios, por lo menos hasta que Kim y Kanye (dos de sus personajes principales) mejoren su delicada situación.

Ni el estado de salud de Kanye West ni la situación anímica de Kim Kardashian parecen mejorar. La socialite y su marido permanecen hacinados en el hospital de UCLA donde Kanye ingresó la semana pasada tras sufrir un duro brote psicótico, traducido en alteraciones del sueño y deshidratación. Se ha especulado con que llevaba tiempo luchando contra la ansiedad y la depresión.

Las últimas noticias sobre el estado de salud del rapero tampoco son muy esperanzadoras ya que se acaba de conocer que Kanye sufriría paranoia extrema de la que le está costando recuperase. Es más, el equipo médico que trata al artista ha decidido posponer el alta prevista para hoy, ya que el paciente “aún no se encuentra estable”.

Según se ha publicado recientemente, Kim está muy preocupada porque no quiere que sus hijos North y Saint vean a su padre en la cama de un hospital y siendo atendido prácticamente de manera continua. Por ello, no ha dejado que se acerquen al hospital neuro-psiquiátrico de Los Ángeles.

Así las cosas y, mientras el mundo de Kim Kardashian se tambalea (sobre todo tras el robo sufrido en París), el bastión del imperio K también se paraliza. Según medios internacionales, la productora encargada de las grabaciones del reality ‘Keeping up with the Kardashians’ ha decidido frenar la grabación y emisión de más episodios, por lo menos hasta que Kim y Kanye (dos de sus personajes principales) mejoren su delicada situación.

La idea de los responsables del reality era que en navidades se emitieran más episodios, pero finalmente no será así. A destacar que ya después del tremendo susto con el robo a Kim, el exitoso programa sufrió otro parón.

Kim Kardashian vive su momento más difícil. Apartada de la vida pública y los flashes, la empresaria se ha volcado en la recuperación de su pareja. Así lo informan algunas fuentes cercanas a ellos: "Kim está jugando un papel fundamental en todo este proceso, no se ha separado de su lado en todos estos días y le ha hecho entender finalmente que no podía seguir por este camino. Duerme con él todas las noches y también se ha dedicado a alimentarle ella misma para que recupere fuerzas”.

 

 

Etiquetas: kim kardashian

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS