Chica de ley

La actriz Rooney Mara regresa con un tórrido "thriller indie".

Rooney Mara, En un lugar sin ley

Su bisabuelo materno fundó el equipo de fútbol americano Pittsburgh Steelers y el paterno hizo lo propio con los superfamosos New York Giants. Así que dos dinastías del deporte nacional de EE UU se unieron cuando su padre, Timothy, ojeador jefe de los Giants, y su madre, Kathlyn, agente inmobiliaria, se casaron y se instalaron en Bedford, un pueblecito al norte de Nueva York. Allí creció Rooney con sus tres hermanos: Kate –la intrépida e inmoral periodista de House of Cards– y dos chicos, Daniel y Connor. "El fútbol es el pegamento que mantiene unida a nuestra familia", ha dicho la actriz, que estudió Psicología en la Universidad de Nueva York y empezó a acudir a audiciones con19 años. Típico: quería seguir los pasos de su hermana mayor. Tímida y menuda (solo mide 1,58 m), filántropa y vegana, hizo su debut en un capítulo de Ley y orden en 2006. La suerte llamó a su puerta tres años después con un personaje-premio: la oscura heroína Lisbeth Salander, protagonista total de Millennium. Los hombres que no amaban a las mujeres.

Instinto animal

"Tiene mucho de lobo, es introspectiva y siempre está en guardia. Su instinto natural para encarnar al personaje era tremendo y no se dejó llevar por el lado emocional", dice de ella David Fincher, director de aquel thriller y de La red social, donde Rooney era la novia despechada de Mark Zuckerberg. "Para mí, hacer cine no tiene nada que ver con la taquilla. Ojalá la gente vaya a ver más películas pequeñas que hablan de historias reales. La posibilidad de una gran recaudación no decide mis proyectos", asegura Rooney sobre su nuevo trabajo, En un lugar sin ley. Un intenso drama que protagoniza con Casey Affleck (hermano de Ben), en el que una pareja huye de la justicia durante un caluroso verano. Su periplo llega a un abrupto final en Texas, cuando ella hiere gravemente a un policía durante un tiroteo.

La película, que desembarca ahora en España, se estrenó con éxito en el pasado Festival de Sundance, donde fue nominada al Gran Premio del Jurado y ganó la mejor fotografía en la categoría de Drama.

Icono a su pesar.

"La película se rodó a 45 grados a la sombra y eso se nota en la pantalla. Afectó a todo el equipo", ha contado la actriz. Mara, convertida en icono de moda a su pesar, es imagen del perfume Down Town, de Calvin Klein. "Soy tímida y lo paso mal cuando la atención se centra en mí. No me gusta mucho ver mis películas. Incluso odio que me canten el feliz cumpleaños", admite. Ojito con Rooney.

Mucho más en nuestro número de mayo.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS