Conoce a Pol Espargaró en 14 preguntas

Hemos hablado con el piloto de MotoGP, que nos ha mostrado cómo es en su faceta más desconocida: fuera de la pista.

Conoce a Pol Espargaró en 14 preguntas

Competir en la máxima categoría de cualquier disciplina requiere esfuerzo, madurez y sacrificio; cuando además hablamos de un deporte tan exigente como es el motociclismo, esto se multiplica por mil. Y lo comprobamos en primera persona cuando hablamos con Pol Espargaró, uno de los pilotos del mundial de MotoGP compite en la máxima categoría de este deporte dentro del Monster Yamaha Tech3

La simpatía de Pol se hace patente desde el momento al que llega al hospitality de Dainese y AGV en el que vamos a hablar con él (es uno de los pilotos de las marcas). Así, nos muestra su lado más personal, ese que los deportistas de élite no suelen mostrar en sus entrevistas, y que te invitamos a descubrir con nosotros. 

La primera pregunta es fácil. Si no fueras un pilotos de MotoGP, ¿qué te gustaría haber sido? Si te digo la verdad, no lo sé, porque nunca me lo he planteado. Si que es verdad que soy un apasionado de los animales y cuando era pequeño soñaba con estudiar veterinaria, pero el problema es que no he tenido ni el tiempo ni la capacidad para llegar a ser veterinario, que es muy complicado. No sé, seguramente me hubiera dedicado a algún deporte, porque se me dan bien y me gusta la vida del deportista.

Olimpic moment ⌚️ @mareawatches #Luchacontraeltiempo #JJOO #Marea

Una foto publicada por Polyccio44 MotoGp Rider (@polespargaro) el

 

¿Cuál es tu manera de relajarte y evadir la presión? Porque de eso en este deporte vais servidos… Depende del momento, porque hay para todo. Por ejemplo, si el fin de semana va muy mal, intento hacer cosas que me hagan venirme arriba, como escuchar música que me motive y me levante el ánimo para darlo todo en carrera; es muy importante estar convencido de que puedes hacerlo. Pero si las cosas van bien, te lo tomas de otra manera; te intentas relajar para que todo salga como has planeado y previsto que la carrera fuera. Pero siempre intentas sacar fuera los nervios porque sí, son muy malos.

¿Qué se siente cuando ves a todas esas personas animándote en un circuito? Te sientes genial, es una pasada. Para nosotros transmitir esa emoción que sentimos encima de la moto a los demás es lo más importante, ya que nosotros corremos en MotoGP gracias a la gente que viene a vernos y a los apasionados de todo el mundo. Entonces cuando ves un circuito lleno, y más uno de casa en el que ver a gente que viene a animarte a ti, es una satisfacción y te sientes recompensado por todo tu trabajo y esfuerzo. Es muy bonito… Lo siento de forma más especial en Montmeló, que está al lado de mi casa y vienen mi familia y mis amigos; y también en Aragón, que está en una situación muy buena y va gente de toda España y el ambiente es muy bonito.

Si solo pudieras guardar en tu memoria un momento encima de la moto, ¿cuál sería? Uf, lo que me pides es complicado, porque hay muchísimos momentos puntuales en mi carrera deportiva que son muy especial. Pero creo que si me tengo que quedar con uno sería cuando gané el campeonato del mundo de Moto2, justo en la vuelta cuando ya recibí la bandera, ya era campeón, y en la recta de atrás me encontré con mi hermano y lo celebramos. Para mi ese momento es inolvidable.

pol

¿Y el que borrarías de tu mente? No sé decirte, pero creo que borraría muchos más recuerdos de los que guardaría, porque desgraciadamente los malos te acompañan mucho más; y es que a los buenos te acostumbras y los olvidas, pero los malos los llevas siempre contigo. Desgraciadamente este mundo no siempre es flores y victorias, en mi casa en un equipo satélite pues pierdes más veces que ganas y llegas más de capa caída al motorhome de las que llegas feliz.

¿Algo que te gusta hacer cuando llegas a un circuito o alguna manía que tengas antes de subirte a la moto? Antes de salir a pista siempre le doy cuatro besos a la cúpula, por ejemplo; tengo muchas tonterías, desde la manera de dejar la ropa a que siempre me pongo antes el guante y la bota derecha cuando me estoy vistiendo, los calcetines los dejo en una determinada posición... Más que manías para mi son como rituales que me ayudan a pensar que todo está bien, todo está correcto, y estas pautas me ayudan a saber que todo está controlado.

¿Qué se le pasa a uno por la cabeza cuando se va a 300 kilómetros por hora? La verdad es que no mucho, ¡porque no te da tiempo a pensar nada! Pero es una sensación muy extraña, porque si es cierto que vas a mucha velocidad, pero como no tienes referencias, no hay árboles o farolas en los que fijarte, ni gente, no sientes realmente lo rápido que vas. Por ejemplo, si vas con un coche a mucha menos velocidad, la sensación es mucho más alta que al ir en moto en un circuito. Además, como estamos acostumbrados, es algo muy ameno ya.

 

Tu hermano Aleix también compite en MotoGP. ¿Cómo es correr contra tu propio hermano en cada carrera? Pues es algo muy raro y complicado, porque siempre intentas ser egoísta y pensar en ti, en que todo te vaya bien, ya que para eso te pagan y por eso estás corriendo; pero por otro lado cuando estás luchando con tu hermano siempre intentas que las cosas no se vayan de madre, que no le afecte mucho tu adelantamiento y no perjudicarle, y eso a veces no es bueno. No es bueno porque todo el tiempo que tu estás pensando cómo adelantar a otro piloto es tiempo que estás perdiendo y eso no es positivo.

¿Un sueño que te quede por cumplir? Ser campeón del mundo de MotoGP, por supuesto.

Era la respuesta obvia. Ahora, cuéntanos un sueño que no esté relacionado con el mundo del motor. ¿Uno que no sea sobre motos? Es que todo está relacionado con ellas (risas). Es que todos mis premios y recompensas personales giran alrededor de este deporte… Bueno, podría ser sentirme bien el día de mañana. Es un reto sentirme bien en el futuro, a muy largo plazo, el estar orgulloso de lo que he hecho y saber que lo he dado todo para rendir al máximo y que no he podido hacer más.

¿Dónde te ves en diez años? Es complicado eso. Pues en diez años, si ahora tengo veinticinco tendré treinta y cinco, así que supongo que me estaré retirando… O no, que si hago como Valentino (Rossi) todavía me quedará mucho por correr en la élite (risas). Pero bueno, en diez años me gustaría seguir vinculado al mundo de la moto; si fuera como piloto, eso querría decir que mi carrera es longeva y que las lesiones me han respetado, así que ojalá sea así.

Pregunta delicada: ¿crees que alguna vez veremos a una mujer correr en MotoGP? Es algo que me gustaría muchísimo ver, pero te tengo que decir que es complicado por tema físico, un tema de fuerza y de potencia. Es cierto que hay mujeres que tienen mucha fuerza física, pero es un cansancio diferente; hay chicas que corren en Moto2 y lo hacen genial, como Ana Carrasco, que está en el campeonato de España y a la que sigo muy de cerca, pues creo que lo está haciendo muy bien; incluso otras pilotos contra las que yo mismo he corrido en este campeonato y es una pasada verlas ahí en pista. Se echa de menos que haya más mujeres piloto, porque ahora mismo en el mundial solo está María Herrera en Moto3, que va muy rápida y ojalá podamos verla muy arriba. Pero esto es un deporte muy duro y están en cierta desventaja física; creo que si llegara una mujer a MotoGP tendría mucho más mérito del que tenemos nosotros.

"Creo que si llegara una mujer a MotoGP tendría mucho más mérito del que tenemos nosotros".

Gnight 🙏🏻😍. ❤️❤️❤️❤️🐶🐶❤️❤️❤️❤️

Una foto publicada por Polyccio44 MotoGp Rider (@polespargaro) el

 

La última pregunta es más libre. ¿Hay algo que quieras contar y que nunca te hayan preguntado en una entrevista? ¡Pues la verdad es que sí! Siempre me gusta hablar mucho de mi perrita, a la que quiero con locura y de la que siempre estoy colgando fotos en Instagram. Es estúpido, ¿no? Porque no tiene nada que ver con las motos, sobre lo que siempre me hacen preguntas, pero cuando me preguntan por ella hasta se me ilumina la cara. Es como cuando un padre habla de un hijo, cuando me preguntan por ella me encanta.

¿Nos cuentas entonces la historia de cómo la conseguiste? Pues fue justo antes de la gira asiática. Yo estuve buscando porque quería tener un husky y un amigo mío tenía una cría; justo coincidió que lo había dejado con mi novia, que estuve un año soltero y necesitaba compañía, y la verdad es que ahora estoy completamente enamorado… ¡De las dos eh! (risas).

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS