Conociendo a la bloguera, modelo e 'instagramer' Mónica de Tomás

Nos abre las puertas de su nueva casa en el madrileño barrio de chamberí. Así vive una estrella 'online'.

Conociendo a la bloguera, modelo e 'instagramer', Mónica de Tomás

Lo bueno de que te encarguen una entrevista en la sección de lifestyle es que puedes hablar de lo que te dé la gana: de life, de style... de lo que se tercie.

Con Mónica de Tomás, la superbloguera española (monimoleskine.com) e instagramer (@monimoleskine), que ya era influencer antes de que se inventara el término y a la que no paran de contratar como embajadora de firmas de moda y cosmética, teníamos que centrarnos en hablar de su nueva casa del barrio de Chamberí (mucha luz, parqué en el suelo, techos altos y con molduras, vitrales modernistas en las ventanas...).

Nos despistamos, como siempre, y hablamos de golf (tiene un hándicap 14), lo cual resulta finísimo, pero tremendamente difícil de hacer con una persona, el que suscribe, que es un ignorante integral y que a lo más que ha llegado en esas lides es a darle a la pelota con el palo, sin demasiada fortuna por cierto, en un minigolf de camping allá por 1991.

Lo de charlar sobre este deporte escocés surge porque en la entrada de su nueva casa hay una bolsa de esas inmensas en la que asoman no menos de diez palos de golf y es que Mónica ha participado, la tarde anterior a nuestro encuentro, en un torneo benéfico entre futbolistas y periodistas.

Conociendo a la bloguera, modelo e 'instagramer', Mónica de Tomás

¿Y quién ha ganado, los periodistas o los futbolistas? Pues ahora que lo pienso, no me he enterado, te lo prometo, creo que los periodistas, qué despiste, es que llevo 12 días fuera de España (Londres, Milán, Burdeos)... estrené la casa el julio pasado, pero he estado en ella poquísimo, estoy todo el día de aquí para allá por trabajo, pero tengo mucha suerte porque me encanta viajar.

Tú ya vivías en este barrio. A una manzana de aquí, me gusta esta zona porque es muy familiar, sigue siendo muy barrio, te saludan los vecinos por la calle y cuando vas a comprar el pan te regalan una napolitana de chocolate.

No veo que seas tú muy de napolitanas de chocolate, francamente. Bueno, es que me cuido bastante. Ahora estoy loca con el yoga, voy a Urban Yoga, en Claudio Coello, tres veces por semana, estoy a tope con eso.

Me gustan las fotos que hay detrás del sofá. Algunas son de sesiones en las que he participado como modelo, pero hay otras que he hecho yo, cada vez me gusta más la fotografía, no descarto hacer algo en un futuro próximo.

También tienes aquí tu oficina, un vestidor impresionante, velas por todas partes y la nevera y la despensa llenas a rebosar... Como esta casa es más grande que la anterior, he podido dedicar más espacio al despacho y ampliar el vestidor, un sueño. Siempre tengo velas porque me gustan mucho, no solo las enciendo cuando vienen visitas, que conste, y la verdad es que necesito tener la nevera y la despensa llenas como si fuera a pasar un ciclón, no sé, me da paz.

No hay ni rastro de que tengas intención de meter en casa a ningún hombre o algo similar. Pues no me faltan ganas (se ríe), si llegara el caso siempre podría recolocar un poco las cosas, ¿no te parece?  No es fácil ser la pareja de una bloguera porque estamos todo el día viajando y tenemos una agenda muy cambiante, además  somos un poco frikis, vas a comer y fotografiamos los platos y ese tipo de cosas, hay que adaptarse.

Intuyo que algo hay por ahí... Bueno, digamos que estoy ilusionada.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS