El nuevo hombre

Gerard Butler encarna como nadie la masculinidad del siglo XXI en la última campaña de Boss Bottled. Charlamos con el actor escocés acerca de la libertad y de todo lo que tiene que tener un caballero de la era moderna.

Gerard butler para Hugo Boss

A la pregunta de cómo le ha influido su colaboración con Hugo Boss, Gerard Butler (Paisley, Escocia, 1969) responde: "¡Me ha hecho incluso más sexy!". Consigue el efecto esperado y el auditorio que acaba de presenciar el último spot de la fragancia superventas Boss Bottled protagonizado por él estalla en risas. "No, en serio", continúa, "Anthony Mandler, que ha estado a cargo de la campaña, me ha dado instrucciones más detalladas que la mayoría de los directores con los que he trabajado". La misión de Butler es encarnar una nueva masculinidad que Hugo Boss ha perfilado gracias a un estudio sobre lo que significa ser un hombre en el siglo XXI: The Man of Today.

De valores y gestos

"El hombre de hoy sí es muy diferente. Es un poco arriesgado decir que somos más felices que nunca. La clave está en que tenemos más opciones, más posibilidades de elegir carrera, de viajar, de cumplir expectativas. Hace 40 años seguías los pasos de tu padre, te quedabas en la misma empresa hasta la jubilación y mantenías a la familia", dice el actor escocés que comienza la entrevista con un gesto muy cortés y poco hollywoodiense: servir un vaso de agua a su interlocutora.

A la mañana siguiente a la presentación, en la azotea de un hotel del centro de Londres, el jet lag ya le ha pasado factura. No está tan efervescente como la noche anterior y se masajea un poco las sienes antes de contestar, pero las buenas formas se mantienen. Butler sabe un par de cosas sobre cambiar de opción en la vida. "Fui abogado antes de ser actor, nunca me he conformado y he puesto la misma pasión en las dos profesiones". Los mensajes inspiradores le encajan bien, ya lo vimos en sus perfectas arengas como Leónidas en 300.

Dejarse la piel

Rodando Persiguiendo Mavericks, Butler estuvo a punto de ahogarse. ¿Volvería a llegar tan lejos por un papel? "Aquí y ahora, la respuesta es no. Pero cuando llega el momento, siempre me encuentro en esa clase de situaciones. Es parte de la diversión, pero a veces no te arriesgas una vez, sino diez tomas". Al margen de su perfil de héroe de acción, dice que le gustaría trabajar con los Cohen, Paul Thomas Anderson o Darren Aronofsky, que disfruta del cine independiente y los placeres sencillos. "Vivo en un rancho en Malibú. Allí corro, camino, hago surf. Organizo una barbacoa con mis amigos y reconecto

Continúa leyendo...

COMENTARIOS