El poder de la T

El colectivo transexual gana presencia mediática y poder real en EEUU. La televisión, los Emmy, la revista Time ... ¿son los transgénero los nuevos gays?

Laverne Cox

La gala de los premios Emmy de 2014 fueron algo más que una red carpet de imitadoras de Nicki Minaj. Esa edición se puede considerar histórica. Por primera vez, una actriz abiertamente transexual fue nominada a un premio en la categoría de "mejor actriz invitada en una comedia". Laverne Cox, protagonista de Orange is the new black, se quedó sin su Emmy, pero dio un importante paso para su colectivo.

La televisión tomó nota y Amazon Studios encargó a la directora Jill Soloway (A dos metros bajo tierra) la serie Transparent, disponible en Internet, que narra la vida de una familia de clase media de Los Ángeles en la que el padre sale del armario como transexual. No solo la presencia de este grupo social ha aumentado en los medios.

La CEO mejor pagada de EE UU, por encima de Marissa Meyer y Sheryl Sandberg, se llama Martine Rothblatt, fundó la empresa farmacéutica United Therapeutics y tiene un sueldo 38 millones de euros anuales. Martine nació hombre (se llamaba Martin) y se sometió a una operación de sexo en 1996. Lleva 33 años casado con su mujer, tienen cuatro hijos que la llaman papá, y cuatro nietos que, en lugar de decirle granma, la conocen como Gran Martine. Por no hablar de Lana Wachowski –nacida Larry–, directora de Matrix.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS