El príncipe Harry ya no bebe alcohol (e Isabel II está muy contenta por ello)

Parece que el duque de Sussex ha dejado atrás una de sus perdiciones en el pasado. Y la familia real está dando saltitos de alegría al respecto.

Gtres

Desde que se casó con Meghan Markle, el príncipe Harry está sufriendo una notoria evolución en todos los aspectos. Esta Nochebuena ha abandonado la tradicional caza del faisán que realizaba con su hermano debido a que su mujer, Meghan Markle, es una clara defensora de los animales.

Ya no sale de fiesta como hacía antes, las abuelas más expertas en el asunto dirían: está madurando. Y esta etapa de inmersión en la vida adulta ha llegado hasta tal punto que la pareja, como es mundialmente conocido, espera un hijo que nacerá la próxima primavera. Por eso, no es de extrañar, que el príncipe más fiestero de todos, esté incorporando algunos cambios a su vida diaria. 

 

Redoble de tambores. El príncipe Harry ha dejado de beber alcohol. Cero. Nada. Y Meghan Markle es la causante de esto. Parece que en un principio, sería solo durante el embarazo de la duquesa, pero fuentes cercanas a la casa real afirman que el deseo de Meg es que se prolongue en el tiempo indefinidamente. Teniendo en cuenta que Harry es conocido como el príncipe fiestero (aunque ahora esté mucho más centrado) esto es un gran cambio. Y la familia real está encantada con la noticia, ya que la duquesa, está intentando que el príncipe adopte un estilo de vida mucho más saludable. Es más, el gintonic no es la única bebida que el príncipe va a dejar de consumir.

Gtres

Según informaciones publicadas por The Daily Express, el duque de Sussex también ha dejado la cafeína y el té, ya que Meghan considera que no son especialmente buenos para la salud. Hasta aquí todo bien, al paso que va, Harry incluso puede convertirse en un yogui empedernido, pero... Ante esta cuestión se levanta una pregunta de gran valor e importancia

¿Qué beberá Harry a partir de ahora cuando tome el té de las cinco con la reina Isabel II? ¿Un smothie de kale y pepino? ¿Agua? ¿Leche vegetal? No sabemos si este nuevo hábito se extenderá también a las ocasiones más destacadas, pero como lo haga... Creemos que va a haber algún que otro rifirrafe en la royal family (más aún: todas conocemos la mala relación entre las duquesas). 

Aunque el cambio de Harry se ha recibido con los brazos abiertos, hay diversas fuentes que afirman que el príncipe ya no es lo que era desde que no bebe alcohol. Harry parece que ha dejado de ser el alma de la fiesta debido a esto y debemos decir, que estos no son comentarios nada friendly. Nosotras, no lo creemos para nada. Copa en mano no es sinónimo de diversión y al príncipe, no le hace falta ningún extra para ser el hombre más divertido sobre la faz de la tierra (bueno, igual estamos exagerando) y el más adorable (esta es 100% verdad). 

Y es que, aunque algunos no quieran admitirlo, el duque de Sussex ya no es la oveja negra de la familia (aunque si te gustan los malotes: aquí los royal que sí lo son). Está inmerso en múltiples causas sociales, casado con Meghan y esperando un hijo, por lo que cierto cambio es necesario tanto en su vida como en su rutina. Es más, Meghan incluso está haciendo que coma más sano y haga ejercicio. Desde entonces, tal y como afirman estas fuentes, el príncipe es mucho más feliz y se encuentra mejor.

Sin duda, Harry ya nos gana en cuanto a nuestros propósitos de año nuevo (entre los que se encuentran abandonar Tinder. Sí, no es bueno para nuestra salud mental) por lo que estamos contentísimas de que haya adoptado hábitos healthy y haya cambiado los pubs por la esterilla y las mallas de yoga.

Gracias Meghan por tu interferencia en este estilo de vida saludable que queremos copiar con creces. 

 

Continúa leyendo