Estas son las 'royals' que triunfan en Instagram

Prepárate para una sobredosis de castillos, cócteles y vida glamurosa porque la nueva generación de herederos tiene redes sociales. Y han llegado para quedarse.

Amelia Windsor, (Gtres).

Tenemos que admitirlo. Soñamos continuamente con ser de la realeza. Ya sea por un casamiento (cual Meghan Markle) o por un fling de verano (aquí, algunos de los royals que aún quedan solteros... ¡Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón! ¡Bingo, bingo!) no le haríamos feos a una temporada de fiestas reales, comidas con la reina (nos da igual su procedencia, pero si es la emérita Doña Sofía, mejor que mejor) y alfombras rojas con vestidos de diseñador un miércoles por la tarde. A la espera de que como Anne Hathaway en Princesa por sorpresa aparezca nuestra abuela secreta y nos diga que todo este tiempo ha sido una farsa y que en realidad, somos princesas, solo nos queda admirar desde fuera (y tristemente) la vida de los royals que hoy por hoy, sí lo son. ¿Y si nos ponemos como propósito de 2019 convertirnos en miembro de la realeza? Creemos que es más fácil eso que ir todos los días al gimnasio. A final de año os contamos cuál de los objetivos ha tenido más éxito. 

En nuestro afán por conocer hasta el último detalle de las monarquías que nos rodean (y las que no: el príncipe de Brunéi sigue soltero. ¿No sabes dónde está Brunéi? Tranquila, nosotras tampoco lo sabíamos. Ahora, es nuestro próximo destino vacacional) hemos descubierto que hay una nueva generación de princesas modernas, que a golpe de selfies, de fotos en yates y castillos, llevan una vida muy poco ortodoxa que cosecha miles de seguidores en la red millennial por excelencia, Instagram.

Y es que, ser instagrammer, ahora también es profesión de las royal

Si quieres saber cómo viven, cómo desvelan sus secretos en stories que solo perduran 24 horas en el tiempo (como nuestros ligues de Tinder) y cómo, en algunos casos, sacan beneficios económicos de sus publicaciones, solo tienes que seguir leyendo... porque hay más de las que te imaginas.

Y ahora, querida lectora, te preguntarás... ¿Cómo vive una princesa instagrammer exactamente? Pues bien, visualiza las fiestas más locas del Upper East Side, las prendas de ropa de unos Golden Globes  y las piezas de Cartier con las que sueñas cada noche, todo, en la misma foto. Ahora, ponle el glamour de Gossip Girl, pásalo por un filtro Valencia y... ¡tachán!: tendrás la primera foto del Instagram de Lady Kitty Spencer o de Amelia Windsor, las ovejas negras por excelencia de la familia real británica. Y es que, no es para menos: le han dicho adiós a la férrea regla que dicta que los miembros de la familia real no pueden tener redes sociales propias y se han apuntado a la profesión más demandada de todas para mostrar a golpe de fotografía sus gustos caros, sus grandes lujos y su estilo de vida aristocrático. Quizás por eso cosechan tantos seguidores, porque sus cuentas son una ventana al exceso y a las costumbres de los jóvenes más exclusivos. Lo sentimos, su círculo está muy cerrado: solo se codean con famosos y otros miembros de las familias reales. Nuestro yo interior no para de preguntarse... ¿Nuestro querido Froilán será así de exclusivo? Si lo es... Vemos que nuestros dos únicos propósitos del año (gym y ser princesas por sorpresa) están destinados al fracaso. 

La princesa Eugenia de York

Su compromiso, su boda y el traje de frac de Cara Delvingne fueron algunas de las noticias más comentadas del 2018. Y Eugenia de York no dudó en compartir momentos íntimos de su enlace en su cuenta de Instagram. ¿Por qué Eugenia puede tener una cuenta oficial? En teoría, el protocolo lo prohibiría, sin embargo, como la princesa no desempeña funciones en representación de la familia real, tiene un trabajo propio y no recibe ningún importe económico de los fondos, puede hacer lo que le venga en gana. Y eso, es exactamente lo que hace la hija de Sarah Ferguson. Sin embargo, su feed no se parece en nada a los del resto de las desenfrenadas royals, sino que muestra instantáneas muy cuidadas, le encantan los throwbacks al pasado con fotografías de cuando era pequeña y no duda en promocionar sus trabajos como diseñadora. 

Ver esta publicación en Instagram

The best moment of 2018...Happy New Year!

Una publicación compartida de Princess Eugenie (@princesseugenie) el

Lady Kitty Spencer

Modelo, instagrammer, influencer... desfiló para Dolce & Gabbana en su show secreto de 2018 y estuvo a pequeños pasos de eclipsar la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry con su aparición. Reina de las redes sociales, si echas un ojo a su página, no pararás de ver dos cosas: selfies hechos con la precisión de una Kardashian y vestidos de Dior. El sueño de cualquier chica. La sobrina de Lady Di ha aparecido en portada de las grandes revistas de moda internacionales consagrándose así como toda una it girl que acumula 462 mil seguidores. Con 27 años, es la Blair Waldorf británica (y en clave royal). ¿Dónde podemos apuntarnos para ser su BFF? Lo sentimos Meghan, pero...

Olimpia de Grecia

Puede que sea la más trangresora de todas. Una rápida ojeada a su Instagram y te darás cuenta que más que una princesa, parece una estrella de cine. Fiestas, salidas que desembocan en historias que pondrían los pelos de punta a Isabel II y trajes sugerentes (a raudales) son las premisas de su feed. La ahijada del príncipe Carlos (al que hemos dado el título de Sex symbol) estudió fotografía en Nueva York (de ahí sus técnicas para los selfies). Sus fotos son la prueba de un estilo de vida sin límites. Cenas, viajes, estilismos por los que venderíamos un órgano (sí, #reallife)... Sale con Paris Hilton de fiesta. ¿Curiosidades? No sabe hablar griego ni le tiene miedo a las fotos en topless, aunque escandalicen a la reina Isabel II. 

Amelia Windsor

Ocupa el lugar 38 en la línea sucesión al trono británico por lo que Amelia, Mel como la llaman sus amigos, ha perdido la esperanza de reinar algún día. ¿La alternativa? Hacerse influencer. Y lo está haciendo muy bien. Desterrada de los eventos oficiales de la familia real británica, ni siquiera estuvo invitada a la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry, desfiló junto a Lady Kitty Spencer para Dolce&Gabbana el año pasado y cosecha 76.200 seguidores en Instagram. La polémica estuvo servida cuando Mel, comenzó a cobrar por sus servicios en Instagram y subió una foto en colaboración con Michael Kors a su muro. ¿Sus hobbies? Estudia francés, adora ir de festival y le encanta subirse a la pasarela. Si Lady Kitty Spencer es Blair, Amelia es la Serena van der Woodsen que le acompaña. Sus tatuajes y sus fotos ligeras de ropa no son las facetas favoritas de la casa real cuando hablamos de la princesa. 

Pauline Ducruet

La monagesca se encuentra 15 en la línea de sucesión al trono. No posee un título oficial de princesa (ni de nada parecido) por lo que es libre de hacer lo que quiera. Eso sí, su background la delata. No se nace con un yate bajo el brazo. Su abuela fue Grace Kelly y cosecha la friolera de 51.600 seguidores en Instagram aunque haya sido criada fuera del círculo royal. ¿Dónde la puedes ver? Contoneándose en cualquier Semana de la Moda vestida con sus mejores galas. Con 24 años, uno de sus sueños es lanzar su propia firma de moda. 

 

 

¿Envidia nosotras? Para nada. 

Continúa leyendo