Hablamos con Daniel Riera, el fotógrafo de moda.

La fotografía de moda, como todas las artes, es mucho más de lo que parece y Daniel Riera es un ejemplo de ello.

Rossy de Palma in Alai?a's kitchen // Daniel Riera

¿Por qué elegimos a Daniel Riera para hablarnos de la fotografía de moda? Porque ha sido el único fotógrafo español seleccionado para formar parte del libro "Fashion Photography Next", de entre un grupo de 35 fotógrafos de todo el mundo. El libro se traduciría como “La Fotografía de Moda que viene”, porque la fotografía, como el resto de las artes, se moderniza, evoluciona y vive una metamorfosis continua.

¿Cómo empezaste en el mundo de la fotografía?

Desde pequeño me gustaba mucho la imagen, coleccionaba las fotos de modelos, actores, o cualquier foto que me gustara, veía mucho cine… era un niño muy inquieto, supongo que seguir por ahí fue una continuación de lo que me apasionaba. Empecé haciendo cortometrajes en super-8 cuando tenía como 14 años, pasé por Bellas Artes y dibujé e hice esculturas, pero dónde sentí que empezaba algo mío fue cuando retrataba a mis amigos y lo que tenía más cercano. Me emociona el poder sobre el tiempo que tiene la fotografía… nunca hay una segunda oportunidad para una fotografía que no has hecho…

¿Y por qué fotografía de moda?

Parecía un campo dónde experimentar, muy dinámico y cambiante…Empecé a publicar en las revistas independientes de finales de los 90, como aB, Disco 2000, H, Neo2, Vanidad, y también colaboraba con la imagen de Spastor. Y como en todos los inicios, era un momento maravilloso, sentía que estaba todo por hacer, no sentía demasiados condicionantes y teníamos mucha libertad. También es un trabajo de equipo y el intercambiar con otros es muy gratificante, vas creando líneas de trabajo donde aportas tu visión.

FantasticMan// Daniel Riera

A priori éste parece un mundo frívolo, ¿es así?

Creo que esto depende de la personalidad de cada uno y lo que cada uno potencia y busca. En mi caso no me veo demasiado frívolo y no he participado mucho de esa vertiente. Me gusta más concentrarme en el trabajo en sí que en lo que lo rodea, no creo que haya que ir obligatoriamente a fiestas y "conocer a todo el mundo" como mucha gente piensa, eso es un mito muy 90's… Acabo de ver de nuevo "Absolutely Fabulous" que es de los mejores TV shows que se han hecho, es tan "políticamente incorrecto" que hoy en día es una reliquia y se agradece una gran parodia como esta sobre ciertas actitudes en la moda con sus verdades y sus tristezas…

Las fotografías de moda son comerciales pero ¿buscas expresar algo más que un posado bonito?

Las fotografías de moda contienen ropa pero también ideas y ropa-con-ideas si hablamos de los grandes diseñadores, cómo se presenta esa ropa, o los giros que a nivel de estilismo se pueden dar, o el tipo de belleza seleccionado o el entorno en dónde se fotografía… Cuando hay otros planteamientos que sólo el "tengo que poner este vestido porqué es anunciante y es el que estaba disponible" que es un bajón de frase, es decir cuando hay un buen concepto de moda detrás de un trabajo podemos empezar a hablar de buena fotografía de moda. Cómo se traduce esa idea de moda a nivel fotográfico: hay trabajos muy complejos, otros muy sencillos, cada uno tiene que buscar cuál es su lenguaje y cómo se potencia mejor esa idea, y luego que la publicación o el entorno al que va destinado lo valore y lo quiera. Hay muchos desencuentros también en la moda, muchas ideas de lo que debería ser sin dejar que suceda, se castran ideas ya desde el inicio… Por ejemplo todas esas discusiones sobre un pelo o un maquillaje de una modelo… la de veces que una modelo estaba más guapa cuando entró por la puerta que cuando sale de las 2 horas de "transformación” ¡y al contrario claro! Puede haber muchos condicionantes y no siempre tu trabajo encaja o no siempre se valora la fotografía que uno considera mejor porqué hay muchas "preconcepciones" de lo que se supone que tiene que ser una fotografía de moda y ¡no digamos una portada! No sé si te he contestado… pero digamos que sí me gustaría expresar algo más que un posado bonito, aunque un posado bonito tenga todo su arte, digamos que se puede hacer algo fantástico con buenos ingredientes, como una buena modelo, un buen estilismo, un buen pelo, un buen maquillaje y un posado bonito. Muchas imágenes icónicas son "también" un posado bonito… esas imágenes espontáneas que hizo Herb Ritts a Richard Gere en sus inicios son un maravilloso posado bonito, ¡y estaban ellos dos solitos en el desierto!

Kid's Wear// Daniel Riera

¿Qué buscas en la persona que se pone frente a tu objetivo?

Un retrato es un encuentro entre dos… Intento acercarme al personaje tanto como puedo, algunos se dejan muy fácilmente y entienden tus búsquedas y danzas alrededor de ellos y colaboran contigo en hacer una imagen determinada, otros no. De esto último saldrá quizás una imagen más distante. Los retratos son un intercambio de energía y se consigue en la foto lo que se consigue de esa relación fugaz. Cada persona motiva aproximaciones diferentes. A los modelos les puedo dar más indicaciones o sugerencias. Para mi es un placer fotografiar buenas modelos así como caras nuevas porque tienen el frescor de los inicios. En cambio, es difícil el trabajo con las que piensan que con estar ahí "de cuerpo presente" ya se hace la foto. Hace falta algo más, es importante que las dos partes tengan ganas, se convierte en una búsqueda y un juego si no, es una lucha…

¿Cuál es la persona de las que has fotografiado qué más te ha gustado?

Me impactó mucho Udo Kier y Amanda Lear, ojalá pudiera volver a fotografiarlos. También Bernhard Willhelm, Rick Owens, Rossy de Palma o la familia Mühlbauer al completo en Viena para uno de sus pósters.

Y, ¿a quién te gustaría fotografiar?

Gena Rowlands, Ned Rorem que tiene ¡90 años! Sean Connery …demasiado tarde para Lauren Bacall… Y en España Ángela Molina, Javier Bardem… ¡hay tanta gente interesante por el mundo!

BIEL-LO-SpringSummer2015 // Daniel Riera

¿Qué es exactamente el libro Fashion Photography Next?

Pues es la propuesta de selección de Magdalene Keaney, una curator que ha trabajado en la National Portrait Gallery de Londres, o el London College of Fashion, sobre los 35 nombres relativamente nuevos pero ya con cierta trayectoria, y con intereses no sólo en la moda sino en su condición más de "fotógrafos-fotógrafos" o con visiones más artísticas. Según ella, los integrantes de este libro podríamos estar en un contexto artístico, de hecho una selección de los participantes del libro acabamos de exponer en el FOAM de Amsterdam en una muestra titulada "Don't Stop Now: Fashion Photography Next", y creo que se verá en otros lados.

¿Qué supone para ti estar en él?

¡Me alegró claro! De hecho Magdalene contactó conmigo hace unos tres años y hemos ido conversando en la distancia. Me hizo ilusión que finalmente el proyecto saliera físicamente, y bajo el paraguas de Thames & Hudson, que tiene una gran difusión.

¿Qué crees que aportas a este libro?

Mi trabajo está representado y Magdalene destaca de él ciertos valores, que son su visión de mi trabajo.

¿Te aplicas eso de “la regla es que no hay reglas”?

Estamos en un momento de mucha mezcla de tendencias y maneras de hacer. Creo que cada cual busca su lenguaje. En mi caso lo relaciono más con un punto de vista sobre las cosas. Otros buscan experimentar con varios planos de imagen, o con el color, o el retoque extremo… Todo convive.

¿Cómo definirías tu trabajo?

Esto es lo que cuesta más a uno mismo. Pero creo que tiene algo de lúdico, mediterráneo, espontáneo, de una cierta limpieza… sofisticado en su sencillez. Me gusta fotografiar personas, objetos, paisajes, ciudades...

Continúa leyendo...

COMENTARIOS