Harry y William se separan: los príncipes tomarán caminos diferentes

El distanciamiento es evidente desde que Harry se casó con Meghan Markle. Pero ahora, se ha hecho público. Los dos hermanos ya no mantienen la misma relación.

Getty
harry y william

Ha pasado. Los príncipes de Inglaterra William y Harry (¿sabías que llevamos diciendo su nombre mal toda la vida?) han tomado caminos separados. Atrás queda la relación de hermanos que les llevaba mano a mano de un lado para otro y que los mantenía unidos. Desde que Harry se casó con Meghan Markle el distanciamiento entre ambos ha sido más que evidente. Y es que, la supuesta mala relación de las cuñadas, Meghan Markle y Kate Middleton habría empeorado aún más la ya tensa situación en palacio provocada por las salidas de protocolo de la Duquesa de Sussex y los problemas internos en el castillo de la reina Isabel II

¿La solución? La inminente mudanza de Harry y su esposa de Kensington. Seguirán manteniendo su despacho allí, pero su residencia oficial y el lugar donde crezca su futuro hijo estará muy alejado de los duques de Cambridge y sus tres hijos. Frogmore House es el lugar elegido por la familia para construir su nueva vida, lejos de los flashes, de la fuerte atención mediática y sobre todo, lejos de la reina Isabel II. Según informa el diario británico The Sunday Times las agendas de los hermanos tomarán a partir de ahora caminos separados y diferenciados. El hecho de que William sea el futuro heredero del trono, tras el príncipe Charles, hace que las responsabilidades de este sean diferentes a las de su hermano.

Por lo que a partir de ahora, los dos hermanos más mediáticos del panorama royal internacional cruzarán poco sus caminos, al menos, de manera oficial. Los duques de Sussex que planean mudarse más pronto que tarde, antes de que nazca su bebé y están reformando su futura casa por un valor de cuatro millones de dólares, no hacen otra cosa que distanciarse de la familia por las férreas exigencias que imponen a Meghan, un alma libre que desea hacer las cosas a su manera aunque tenga que luchar con lo preestablecido.

No sabemos cuál será el desenlace de esta historia, pero algo tenemos en claro: como los aires royal sigan así... Meghan es capaz de vetarle la entrada a Kate al bautizo. No estamos exagerando. 

Continúa leyendo