Jennifer Garner, al natural

Comprometida y disciplinada en su trabajo y en su vida, para la actriz norteamericana la belleza es, sin duda, sinónimo de salud.

Jennifer Garner al natural

En Los Ángeles es difícil experimentar el estilo de vida americano porque en la ciudad más poblada del estado de California no verás a gente alimentándose cada día a base de hamburguesas, perritos calientes o dulces. Allí se come muy, muy sano, se hace ejercicio a todas horas y se lleva una vida equilibrada. Por eso no nos extraña que la sede principal de Neutrogena esté radicada allí. El gigante cosmético tiene nacionalidad estadounidense y no nórdica, como seguro siempre habías pensado. Una confusión habitual provocada por el sello Fórmula noruega que aparece en sus productos de hidratación corporal y que tiene su origen en un aceite destilado del pescado con que los pescadores del Mar del Norte protegían sus manos cuando salían a faenar, y que Neutrogena adaptó, en 1972, para crear su icónica Crema de manos concentrada.

Envejecer está bien

Hasta la soleada California acudimos invitados en exclusiva por la marca de cosmética más recomendada por los dermatólogos en Estados Unidos, para visitar una de sus fábricas, asistir a las master class con sus expertos sobre limpieza, hidratación o protección solar y tener la oportunidad de entrevistar a una de sus embajadoras, Jennifer Garner. La actriz vive este trabajo para Neutrogena como algo natural: "Llevo utilizando sus productos desde pequeña [su básico es el Aceite de sésamo corporal]. Creo que encajamos tan bien porque cuando pienso en Neutrogena, pienso en limpieza. No te intenta vender grandes cambios en tu aspecto". Efectivamente, una de las consignas de la firma es no pretender cambiar la apariencia de sus clientes, sino mejorarla. Así lo anuncia su nuevo eslogan 'Verás (lo) que es posible' ('See What’s Possible') y su nombre; Neutrogena deriva de las palabras latinas neutralis y genus, que significa 'producir un efecto neutro'. "¡Envejecer está bien! ¡Si no lo hacemos significa que estamos muertas!", exclama Jennifer. "No quiero tener el mismo aspecto de hace diez años, pero sí puedo ayudar a mi cuerpo a envejecer mejor. Aunque desgraciadamente siempre suele ser teniendo que hacer cosas que realmente no nos apetece hacer, como emplear protección solar todos los días, hacer ejercicio, dejar de fumar o beber menos alcohol (risas). Para mí envejecer es cuidar de mi cuerpo. Siempre he pensado que la belleza debe estar relacionada con la salud y no con la apariencia".

La belleza interior

Jennifer Garner al natural

De hecho, la parte que más le gusta de su trabajo con Neutrogena ("después, claro, de las cajas de productos que me envían a casa de vez en cuando", bromea) es su participación en la campaña contra el cáncer de piel: "No es algo cool de lo que hablar, pero creo que con ella conseguimos aleccionar, e incluso asustar, a la gente para que se proteja del sol. Quiero que las mujeres se tomen en serio la salud de su piel. El cáncer de piel es algo que se puede prevenir, solo hay que tener un cuidado extra", explica. A pesar de no darle importancia a la apariencia más allá de lo saludable, como profesional del cine Jennifer cuida lo que come y cómo lo quema. "Intento no ser muy extrema ni con la alimentación ni con el ejercicio. Además, me da la sensación de que cada vez que intento hacer dieta cojo peso (risas). Es como si mi cuerpo reaccionara al esfuerzo que hago por comer menos, por eso intento ser constante con la alimentación. Me suelo preparar ensaladas llenas de ingredientes, muy sabrosas, pero sencillas y saludables. Eso sí, soy adicta al chocolate", confiesa. ¿Y en cuanto al ejercicio? "Lo que mejor me funciona es hacerlo todos los días. Si por lo que sea una semana no puedo hacerlo, a la siguiente es una de mis prioridades. Con esto trato de ser muy constante. Aunque solo haga 20 minutos. Lo que sea: subir escaleras, hacer yoga, pilates o cardio dance, que me divierte muchísimo", contesta. Así es ella, consciente del paso del tiempo e inmensamente disciplinada (ha permanecido la media hora de entrevista tiesa como una tabla sobre una silla incomodísima), fruto de sus clases de ballet cuando era niña. "Para mí 'beauty is as beauty does' ('la belleza está en el interior'). Creo que si eres agradable y generosa, eso se reflejará en cómo te ve la gente", razona. Y añade bromeando: "Es que si tengo que dejarlo en manos de mis habilidades combinando ropa lo tengo crudo. Nunca sé qué parte de abajo queda bien con qué parte de arriba".

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS