Jeremy Irons en "Tren de Noche a Lisboa"

Continua leyendo la entrevista a Jeremy Irons y descubre sus nuevos proyectos.

Tren de Noche a Lisboa

De viajes invisibles y recuerdos

Tren de Noche a Lisboa "una película que sirve como viaje emocional invisible", según el actor, ha servido a Irons para rememorar su antiguo encuentro con la ciudad portuguesa y dar pie a un buen puñado de sensaciones recordando los viajes que ha podido realizar trabajando. "Ya había rodado en Lisboa, hace 18 años, La Casa de los Espíritus. Por aquel entonces vivía en un barrio del SXIX de la ciudad pero para esta película me alojé en el casco antiguo y pude descubrir mejor la arquitectura y el centro de la ciudad. Percibí el encanto de lo decadente, que me recordó a Salvador de Bahía cuando la conocí hace 30 años", evoca Irons. "En esta última estancia tenía unas vistas magníficas del río. Siempre me han gustado las ciudades cercanas al agua. Me recordaba un poco a Irlanda. Creo que la costa de Portugal, Irlanda y el norte de España están de algún modo relacionadas. Se respira una energía parecida en todas ellas".

Otras ciudades que Jeremy Irons dice guardar con cariño son Madrid, Barcelona, Sevilla, Nueva York, Estambul, Venecia, París, Dublín y Londres "aunque en esta última cada vez sea más complicado cruzarte con un inglés de verdad" (risas). "Para mí lo importante de viajar es el placer, el contraste, el cambio. Es magnífico cuando tienes tiempo de conocer bien una ciudad extranjera, algo que no ocurre muy a menudo. Pude lograrlo en Budapest, donde pasé 15 meses para rodar la serie de Los Borgia. Así es posible conocer y llegar a entender una ciudad a través de sus gentes, su arquitectura y sus gobiernos. En dicho rodaje disponía de una moto y también pude hacer recorridos por Transilvania e Italia".

"Para el actor, el producto final es lo de menos"

Para alguien con un recorrido tan amplio y que sigue disfrutando de su trabajo a los 65 años, ¿qué es lo queda tras cada rodaje? "Al final lo que uno recuerda es el dolor, el placer, los altibajos y los momentos bellos y difíciles. El producto final es lo de menos para un actor. Lo que te llevas es lo que has vivido durante el proceso de hacer la película". Centrándose en Tren de Noche a Lisboa, Irons destaca el haber trabajado junto a Martina Gedeck, Jack Huston, Mélanie Laurent, Charlotte Rampling o Christopher Lee, "que sigue bordando los personajes a su edad", apuntaba.

Irons dejó claro que trabajar con unas u otras personas influye en sus decisiones laborales, ya que "a mi edad cada vez valoro más pasar el tiempo con buena compañía y buena gente que me cae bien".

Si tuviera que destacar alguno de sus más de 40 trabajos ¿se atrevería a citar alguno? "Estoy orgulloso de mis trabajos en Lolita, La Misión, El Misterio von Bülow y Tren de Noche a Lisboa".

Entre sus próximos proyectos Irons seguirá los pasos de Michael Caine en la saga de Batman para encarnar a Alfred, mayordomo del superhéroe. Además, está ya preparando varias películas independientes que prefiere no adelantar, además de alguna obra de teatro. A nosotros solo nos queda esperar sus próximas apariciones en la pantalla. Hasta la próxima, Mr. Irons. Hasta pronto, gentleman.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS