Jesulín de Ubrique y Rocío Carrasco: una reconciliación inesperada y otra imposible

Mientras el torero al fin ha vuelto a ver a Andrea, la relación de Rocío Flores y su madre parece rota definitivamente. Hay una condición para el reencuentro que es difícil de cumplir.

Las relaciones entre padres e hijos famosos son actualidad, aunque por diferentes motivos... Hace unos días conocíamos la feliz noticia de la reconciliación entre Jesulín de Ubrique y su hija mayor, Andrea. Algo inesperado, pues después de muchos años sin verse y con poco o nulo contacto, el torero al fin daba el paso que tantas veces le ha pedido públicamente Belén Esteban. En su segundo viaje a Madrid por motivos de trabajo, Jesús llamaba a su primogénita y ambos tenían tan ansiada reunión. No estaban solos, les acompañaba Julia Janeiro; fue una cita a tres. Quizá haya sido precisamente ella quien haya propiciado este acercamiento, ya que, como dijo la colaboradora de 'Sálvame', las hermanas sí tenían cercanía. Sea como fuere, parece que ese reencuentro se produjo con toda normalidad, sin tensiones ni reproches. La propia madre de Andrea lo ha confirmado, asegurando que quiere ser justa con su ex y contar la verdad. Pero no ha dado más detalles, respectando así el deseo de su hija, que quiere que su vida privada sea privada.

Jesulín de Ubrique
El torero aprovechó un viaje a Madrid para ver a Andrea / Gtresonline.

Poco más se sabe de esta noticia, aunque todos esperan que no sea algo aislado, sino que padre e hija recuperen el tiempo perdido y retomen esa relación. Algo que parece que no sucederá en el caso de Rocío Carrasco y Rocío Flores. Aunque la colaboradora de Ana Rosa Quintana ha expresado en multitud de ocasiones que desea volver a tener contacto con su padre y le ha pedido desesperadamente que la llame, eso no va a suceder. La protagonista de la docuserie lo ha dejado muy claro en el último episodio. "No puedo mantener, muy a mi pesar, ningún tipo de relación con una persona que tiene a la otra persona al lado y que ha intentado meterme en la cárcel", dijo entre lágrimas. No sólo eso, pone una condición que hace imposible esa reconciliación, que no se producirá o al menos no hasta que pasen muchos años. "Hay algo que se podrá recomponer, pero partiendo de la base de que esa persona no esté ni en la vida de ella ni en la mía", así de taxativa se muestra, sin un ápice de duda.

Rocio Carrasco
Rocío Carrasco pide a su hija que se aleje de su padre para recuperar su relación / Gtresonline.

Es decir, para poder recuperar esa relación Rocío Flores tendría que alejarse definitivamente de Antonio David. Sin embargo, la joven adora a su padre y le apoya incondicionalmente poniendo en duda muchas de las cosas que ha contado su progenitora. En estas condiciones parece obvio que la reconciliación entre ambas es imposible. Otro de los escollos es la actitud de Ro que se niega a pedir perdón por esa agresión, al menos eso es lo que expresa públicamente. Carrasco piensa tristemente que su primogénita no siente ningún arrepentimiento por lo que sucedió. Eso sí, tiene muy claro quién es el responsable de esa actitud. "Que Rocío no sienta responsabilidad y no tenga nada de lo que arrepentirse es culpa de ese, de lo que le ha implementado, de lo que la ha mutilado. Es una muestra más del daño que es capaz de infringir. Tristemente creo que mi hija no se arrepiente y es culpa de su padre", confiesa.

Continúa leyendo