Justin Bieber se confiesa sobre su matrimonio con Hailey

El cantante ha admitido que en los inicios de su vida en común él y la modelo atravesaron algunas dificultades. Superadas, están más unidos que nunca.

Son una de las parejas más mediáticas del mundo de la música. Justin Bieber y Hailey Baldwin llevan dos años y medio casados y todo en ellos parece amor y felicidad. Sin embargo, en la última entrevista concedida por el cantante, éste se ha confesado sobre su matrimonio y ha admitido que tuvieron algunos problemas durante la primera etapa. Lo cuenta sin dramas y consciente de que ambos han aprendido mucho durante el proceso. Parece que poco después de casarse, Justin atravesaba una época complicada, lo que afectó de alguna manera a su relación. Así lo recuerda: "Estaba trabajando en mi último proyecto, además de la situación emocional de mi propia vida con algunas inseguridades y miedos. Mii esposa y yo estábamos recién casados, así que había mucho por recorrer juntos... Ahora estamos combinando nuestras vidas, mezclándolas y este es un proceso emocionante, un desafío".

Aunque en un principio muchos no confiaban en que la pareja saliera adelante, lo cierto es que Hailey ha conseguido poner calma y estabilidad en la vida de su marido. Justin Bieber, todo un niño prodigio de la canción, ha tocado la gloria, pero también ha bajado a los infiernos. Él mismo ha confesado sus problemas más graves en la docuserie sobre su vida que estrenó el año pasado, donde aseguró que empezó a consumir drogas con solo 13 años. "Hubo un momento en el que me tragaba todo tipo de pastillas, bebía, hacía mi propias drogas... Fue un escape. Yo era joven, como todas las personas de la industria y el resto de personas del mundo que experimentan mientras van creciendo. Pero mi experiencia fue ante la cámaras y tuve una exposición diferente. Además de que tenía mucho dinero y muchas cosas", recuerda.

Por suerte tomó conciencia de la gravedad de la situación y entró en rehabilitación, lo que hace que hoy sea un hombre diferente. En este proceso, su mujer ha sido crucial. Hailey Bieber también ha admitido las dificultades por las que han pasado: "Tuvimos que trabajar juntos para estar bien, pero valió la pena. Es un hombre increíble y sorprendente, además de buen compañero. No hay nadie más con quien hubiera querido pasar mi vida excepto él. Así que tengo suerte".

Justin considera que su matrimonio con la sobrina de Alec Baldwin "es lo más hermoso que hay, incluso si tienes que comprometerte a cultivarlo todos los días. La idea de que durante el resto de mi vida tendré a mi esposa a mi lado me hace estremecer de alegría". Ella y su fe cristiana le ayudan a mejorar día a día. Ahora que el cantante tiene nuevos proyectos y espera poder salir al fin de gira, siempre que la pandemia lo permita, hay algo que tiene muy claro: lo que quiere es "establecer límites" en su futuro tour para "poder priorizar el tiempo con mi esposa".

Ambos reconocen que el tiempo de inactividad laboral al que se han visto obligados por el Covid les ha venido fenomenal para su relación de pareja. "Hemos tenido mucho tiempo a solas. Es como estas vacaciones largas y prolongadas en las que podemos pasar el rato juntos todo el tiempo", dice la modelo. Pero como todo no pueden ser buenas noticias, Bieber está en el ojo del huracán por las acusaciones de plagio que pesan sobre su último disco, Justice, que salió el 19 de marzo. Ojo, no se refiere a las canciones, sino la tipografía que aparece en la portada y que, según el dúo francés Justice, se parece peligrosamente a su logotipo.

Continúa leyendo