Kim Kardashian le pide el divorcio a Kanye West: los detalles del acuerdo

Después de siete años de matrimonio, la celebrity y el rapero ponen fin a su relación y lo hacen de manera amistosa. Parece que no habrá guerra mediática...

La ruptura de la pareja más mediática del show business ya es un hecho. Después de muchos rumores, Kim Kardashian al fin ha presentado los papeles de su divorcio con Kanye West. Aunque parecía que esta sería una separación polémica con batalla judicial incluida, lo cierto es que la pareja ha llegado a un acuerdo amistoso que ha sido registrado en el Tribunal Superior de Los Ángeles. En él hay dos puntos importantes: no se modifica el acuerdo prenupcial que firmaron para la liquidación de propiedades y se establece la custodia compartida de sus cuatro hijos. 

Precisamente, el tema de los pequeños es lo que más sorprende en esta acuerdo de divorcio, pues los rumores apuntaban a que la empresaria prefería mantener la custodia, debido a los problemas de salud del rapero, que padece trastorno bipolar. Una fuente cercana a la pareja lo ha desmentido: "Ella nunca ha amenazado con alejarle de sus hijos. Kanye puede hacer con los niños una videollamada siempre que quiera. No ha sido el mejor con esto, pero todos le animan a ello". La prioridad para Kim Kardashian en estos momentos es que North, Saint, Chicago y Psalm sufran lo menos posible las consecuencias de la ruptura. 

Con este acuerdo que, en principio, confirma que todo se hará de manera pacífica y amistosa se dicen adiós tras haber sido una de los matrimonios más poderosos e influyentes de Estados Unidos. Las desavenencias entre ellos comenzaron con los problemas psiquiátricos del rapero, en 2016, que le obligaron a cancelar su gira mundial. El comportamiento público y algunas de sus declaraciones le colocaron en el ojo del huracán, pero la protagonista de 'Keeping up with the Kardashians' se mantuvo a su lado y le defendió. "Entiendo que Kanye está sujeto a críticas porque es una figura pública y sus acciones a veces pueden causar fuertes opiniones y emociones. Es una persona brillante pero complicada que, además de las presiones de ser un artista y un hombre negro, experimentó la dolorosa pérdida de su madre, y tiene que lidiar con la presión y el aislamiento que aumentó su trastorno bipolar", aseguró. Sin embargo, sus diferencias se agravaron con la decisión de Kanye de entrar en política.

Además de apoyar públicamente a Donald Trump, el año pasado presentó su propia candidatura para ocupar la presidencia norteamericana. Durante su primer acto de campaña, dejó estupefacto a todo al mundo revelando un detalle muy íntimo: se plantearon no tener a su primera hija y abortar, aunque finalmente Dios les inspiró para tener el bebé. Como es lógico, Kim enloqueció al escucharlo y, aunque trató de justificarlo por sus problemas mentales, la crisis conyugal no hizo más que agravarse.

Kanye West política.
La entrada de Kanye en política fue el principio del fin del matrimonio / Gtresonline

Aunque ambos han tratado de salvar su matrimonio yendo a terapia, no ha sido posible. Viven separados desde hace un tiempo, él en Wyoming y ella y los niños en Los Angeles. Sus reacciones frente al divorcio son diferentes, mientras Kim Kardashian sigue volcada en sus proyectos empresariales y enciende las redes con sus bikinazos, Kanye West mantiene un perfil mediático más bajo y recientemente se le ha visto paseando con su alianza de boda aún en la mano. 

Continúa leyendo