La Barbie normal

El artista Nickolay Lamm busca inversores para producir en serie una muñeca con las proporciones de una mujer real.

Imagen de una Barbie junto a la muñeca del artista

Ella es un icono del siglo XX, una musa de plástico a la que han vestido los grandes diseñadores y desvestido todas las niñas del mundo. Hablamos de Barbie, la muñeca más famosa de todos los tiempos y también la más polémica. Si fuera una mujer real no podría sostenerse en pie, su cabeza es demasiado grande, su cintura es demasiado fina, sus brazos minúsculos, resumiendo: la anatomía de la Barbie no transmite una imagen precisamente realista y saludable.

Por eso, el pasado verano, el artista Nickolay Lamm decidió hacer un experimento y crear una representación digital del aspecto que tendría una Barbie con las proporciones reales de una mujer de 19 años. Su objetivo era demostrar que “lo que está dentro de la media también es bello”. Desde entonces Lamm ha recibido una respuesta muy positiva tanto de padres como de niños y ha decidido convertir su idea en una muñeca real, nunca mejor dicho.

Su versión de Barbie es una chica “normal”, con ropa “normal” y poco maquillaje. Nada de pelo ondulado por las rodillas con mechas rosas, tutús o pies deformados para encajar solo en zapatos de tacón alto. Lamm ha iniciado un proceso de búsqueda de inversiones para fabricar su versión de la Barbie que hasta ahora ha alcanzado casi el cuarto de millón de dólares.

Aunque, tras de tantos años de la tradicional muñeca de proporciones disparatadas ¿Se acostumbrarán los niños a jugar con la vecina de enfrente? Después de todo, los caballitos rosas con alas tampoco existen y no por eso hay que expulsarlos del cuarto de jugar.

Etiquetas: feminismo

Continúa leyendo...

COMENTARIOS