La importancia de llamarse Paula

Por fin, la actriz lanza su primer perfume. Acostumbrada a convertir en oro todo lo que toca, prevemos que éste será todo un éxito de ventas.

La importancia de llamarse Paula

Sumida como ha estado en las grabaciones del gran éxito de nuestra televisión de los últimos años, Velvet, Paula Echevarría ha logrado encontrar tiempo para crear su primera fragancia, Paula, un deseo largamente buscado.  

¿Cuál es el primer aroma que recuerdes tener guardado en la memoria?

Muchos. Soy una persona muy 'de olores', y tengo un montón de aromas registrados que me pueden transportar a muchos momentos de mi vida. El olor de mi abuela, por ejemplo, que no usaba perfume y olía genial, una mezcla del jabón Heno de Pravia que siempre tenía en sus cajones y que impregnaba su ropa, mezclado con la laca del pelo, el carmín de los labios... O el olor del ocle, un alga que baña la playa de mi pueblo. También el olor de la cocina de mi casa cuando aún teníamos cocina de carbón.

Este es tu primer perfume, ¿por qué ahora?

Porque sentía que era el momento, cuando podía dedicarle el tiempo que necesitaba. ¡Y me apetecía muchísimo! Así que cuando Puig me lo propuso, hace aproximadamente un año, me decidí.

Lleva tu nombre, Paula, así que entiendo que es muy personal. ¿Es este el perfume perfecto para ti?

¡Desde luego! Por primera vez he tenido la oportunidad de crear un perfume con el que sentirme totalmente identificada.

Defínelo en tres palabras. Limpio, elegante y femenino.¿Dirías que es para el día, para la noche? ¿Para qué tipo de mujer?

Fue una de las cosas a la que más vueltas le di a la hora de hacerlo. Quería un perfume que pudiera llevarse en el bolso y para usar tanto a las 7 de la mañana para ir a trabajar, como a las 10 de la noche para ir a cenar. Ni demasiado empalagoso, ni demasiado suave. Muy equilibrado. Para una mujer que le guste el olor a limpio y que le guste oler a mujer.

La rosa y el jazmín protagonizan Paula, ¿por qué estas flores y no otras?

La rosa porque creo que es una flor muy femenina. Y el jazmín es uno de mis olores favoritos y le da ese toque elegante.

La importancia de llamarse Paula

¿Cuánto te has involucrado en su creación (incluido el diseño del frasco o del packaging)?

Me reuní muchas veces con el equipo de Puig y tuve la grandísima suerte de que todo lo que les transmitía lo entendían a la perfección y lo plasmaban tal cual.Ahora competirás con el de tu marido… ¡Con los de mi marido! (risas). No lo pretendo, él me lleva muchísima ventaja, tanto en perfumes como en ventas. El perfume de David [Bustamante] ha sido un éxito tan grande que es muy difícil de superar.

¿Cómo de importante crees que es y hasta qué punto forma parte de la personalidad de una mujer su perfume?

Para mí muchísimo. Pero como te digo, yo le doy mucha importancia a los olores.Existen dos tipos de mujeres: las que son superfieles a su perfume y las que prueban o cambian de fragancia según la temporada del año o del momento del día.

¿Cuál es tu rutina de belleza diaria?

Limpieza e hidratación. Si las llevas a rajatabla, tanto en rostro, cuerpo y pelo, todo se conserva en perfecto estado.

¿Cómo te mantienes en forma: ejercicio, alimentación…?

Soy muy comilona, como mucho y de todo, pero la edad pasa factura, así que he tenido que tomarme en serio lo de hacer ejercicio. Lo hago un día a la semana con mi entrenador, Juanjo Rodríguez, y otro día por mi cuenta. Sentadillas, abdominales, tonificación... Lo que no he sido capaz aún de hacer es cardio. ¡Correr me mata!

El mejor consejo de belleza que te han dado a ti y que darás a tu hija cuando sea mayor.

El que me dio siempre mi madre: "Solo tienes una piel y es para toda la vida, cuídala".

Muchas actrices se declaran fan de sus arrugas y se niegan a retocarse para difuminarlas o eliminarlas, ¿lo compartes?

Totalmente. Tener arrugas le da personalidad y naturalidad al rostro. No se puede pretender parecer una niña de 20 cuando tienes 40. Cremas, limpiezas, los tratamientos externos me parecen geniales para retrasar en la medida de lo posible el paso del tiempo. Pero empezar a rellenarse y plancharse la cara... No, por ahí, de momento, no paso.

¿De qué producto de belleza nunca podrías prescindir?

De la crema hidratante.

¿En el bolso siempre llevas…?

Cacao para los labios.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS