La nueva ley del aborto, una terrible marcha atrás

El nuevo texto legal –presentado por Alberto Ruiz Gallardón- permite el aborto solo en caso de violación o riesgo grave para la salud física o psicológica de la mujer (aunque aquí también hay letra pequeña).

aborto

La nueva ley del aborto habla de la posibilidad de interrumpir el embarazo sólo cuando el riesgo para la salud física o psicológica de la mujer sea “grave” y sólo hasta las 22 semanas de gestación. Aunque dentro de estos riesgos se incluye el perjuicio para la salud mental que supone el diagnóstico de una patología fetal incompatible con la vida, algunos juristas advierten que se vendría encima un laberinto burocrático que también podría frenar estos supuestos.

Se necesitarán dos informes de dos médicos distintos que avalen esos “riesgos” y que no trabajen en centros donde se practiquen abortos, y la mujer estará obligada a esperar siete días antes de abortar. Además, hay enfermedades fetales incurables que no se detectan a las 22 semanas.

En los casos de violación, abortar no sería mucho más fácil: sólo se da de plazo 12 semanas y siempre y cuando la violación hubiese sido denunciada.

Si este texto legal se aprueba, España contaría con una ley más restrictiva que el 60% de la población mundial. Sólo se equipararía a países como Bolivia, Malasia, Polonia o Israel. Y sólo sería mejor que países como Haití, Guatemala, Surinam y Honduras, donde el aborto se permite solo para salvar la vida de la mujer o en Chile, El Salvador, Nicaragua y República Dominicana donde está totalmente prohibido.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS