La otra Dakota Johnson

Todavía a bordo de la trilogía sado de 'Grey', la actriz emprende nuevos rumbos con 'Cegados por el sol', su debut en el cine de autor.

Cegados por el sol

Hace poco más de un año, cuando Cincuenta sombras de Grey colapsó las taquillas de medio mundo, pocos ponían cara a Dakota Johnson. Se sabía del pedigrí de la hija de Melanie Griffith y Don Johnson, nieta de Tippi Hedren –aquella musa malograda de Hitchcock– e hijastra hasta hace poco de Antonio Banderas. Algunos con buena memoria recordaban que ella y su hermana Stella del Carmen habían hecho sus pinitos con mamá en Locos en Alabama (1999), aquella comedia negra en la que Antonio dirigió a Melanie, o que había sido el ligue de Justin Timberlake en La red social (2010). Poco más. Entonces llegó la adaptación del best seller erótico, con su apoteosis –pacata– de correas y látex, de piel y jadeos, y el rostro y cuerpo de Dakota se hicieron familiares para el público, aunque fuera a lomos de una película que ha arrasado en los Razzie, los premios que condenan a los peores trabajos del año.  

Cegados por el sol

La buena noticia es que Johnson, la joven que lucha por llevar una vida normal y no ser una celebrity al uso, la amiga con la que Stella McCartney comparte amor por los animales, ha tenido unos meses para redimirse, aunque no reniegue de su papel como Anastasia Steele (de hecho, está rodando la segunda y tercera parte de la trilogía). La hemos visto en Black Mass, como pareja del gánster bostoniano encarnado por Johnny Depp. Y también como una soltera de vida y amigas alocadas en el Nueva York actual en Mejor… solteras. Ahora da un paso más allá, con su primera incursión en el cine de autor. Luca Guadagnino, el director esteta de Io sono l’amore, la escogió para el papel que en su día hizo Jane Birkin en el remake de La piscina, que se estrena hoy con el título Cegados por el sol. Una historia que mezcla pasiones, vestidos de Dior y crimen bajo el sol del Mediterráneo, y en la que acompañan a Johnson nada menos que Tilda Swinton, Matthias Schoenaerts y Ralph Fiennes. Con Guadagnino repite pronto en otra adaptación, la de la terrorífica Suspiria, dirigida en los 70 por Dario Argento. Dos cintas de culto y con aroma europeo para una actriz que pronto dejará de ser solo la chica a la que ataba Christian Grey.

Cegados por el sol

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS