La Reina Isabel II dicta a Meghan Markle... la hora de irse a dormir

La máxima representante británica impone una serie de normas. ligadas al protocolo, a todos los miembros de la familia real. La recién nombrada duquesa de Sussex ha cambiado por completo de vida, en este sentido.

Harry Meghan
Getty

La ex actriz estadounidense ha abrazado, por amor al príncipe Harry, un estilo de vida opuesto al que tenía hasta entonces. Nombrada duquesa de Sussex tras su enlace el pasado 19 de mayo, se ha adaptado a los hábitos y tradiciones de la Casa Real británica. Las normas de protocolo, dictadas esencialmente por la reina Isabel II, afectan todos los ámbitos del día a día, e incluso gestos tan naturales como acostarse. Uno de los secretarios de la monarca confesó una de las más sorprendentes: todos los miembros de la familia real tienen que esperar a que la Reina se vaya a dormir para poder a su vez, retirarse. El contrario se considera una falta absoluta de respeto y educación.

Esta norma afectaba especialmente en su día a la famosa princesa rebelde, la princesa Diana. Según afirmó Sir William Heseltine, “Para ella, las noches se convertían una agonía. Intentó luchar para que no fuera así”. Además de esta imposición, los miembros de la familia real tienen que ceñirse a otras normas: no dar sus opiniones en público (aun así, se llevan a cabo deslices puntuales como una toma de posición sobre el aborto), revelar el sexo de sus hijos, y por supuesto contar con un atuendo adaptado y respetuoso. El protocolo afecta incluso la elección de un color pálido y discreto para sus uñas.

Anteriormente actriz y embajadora de la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, Meghan Markle ha tenido que renunciar a sus funciones y actividades anteriores no sin dificultad. Su padre comentó que estaba literalmente “asustada”.  Hasta ahora, consiguió ceñirse con éxito a la mayoría de las normas aunque sí prescindió de algunas como firmar un autógrafo (los representantes reales no pueden firmar ningún documento que no sea oficial) o sacarse un ‘selfie’ (por razones de tiempo).

CONTINÚA LEYENDO