La "Victoria" de Laia Costa

El futuro de nuestro cine pasa por la actriz catalana, que nos ha sorprendido en una de las cintas más impactantes del año.

Laia Costa

Al otro lado de Skype, Laia aparece en la cama y con el pelo revuelto. No hace mucho que se ha despertado en Los Ángeles, en casa de unos amigos, pero es todo risas y simpatía. En la ciudad californiana está sumida en una intensa agenda promocional. Hace unos meses, esta joven catalana (Barcelona, 1985), a la que The New York Times ha elegido como uno de los nombres a seguir, se convertía en la primera extranjera en hacerse con el Lola (el Goya alemán) a la mejor actriz. Le llegaba por cortesía de Victoria, la premiadísima película alemana que ha originado todo este revuelo mediático y su primer papel importante. Transcurre en la madrugada que una joven española, camarera en Berlín, pasa con un grupo de jóvenes locales a los que conoce en un club. Una juerga que degenera en violencia.

Fotograma de Victoria

La cinta se rodó del tirón, en un solo plano secuencia de dos horas. "Ensayamos un mes y solo podíamos hacer tres tomas. Se escogió la última", cuenta con cierto vértigo todavía. En el proyecto no había guión. "Teníamos muy clara la historia, el arco de nuestros personajes, y el resto era improvisación. El director estaba obsesionado con que todo fuera fresco y real". Durante la película, que ha tenido un discreto pero muy alabado paso por taquilla en España y que le ha regalado a Laia una nominación a los Premios del Cine Europeo, vemos a Victoria atravesar fases de euforia y derrumbarse; bailar, enamorarse y drogarse; incluso esquivar balas. Su interpretación es asombrosa y el encaje con su personaje perfecto, a pesar de que, según ella, son muy distintas: Victoria arrastra un pasado de niña prodigio (pianista) atormentada e introvertida, y Laia es una chica de infancia feliz que jugó 17 años al baloncesto y trabajó en publicidad hasta que se matriculó en clases nocturnas de teatro. Hace cuatro años debutó en series, y en breve la veremos en Carlos Rey Emperador y en Palmeras en la nieve. Quédense con ese rostro aniñado y su enorme talento, porque pronto no se hablará de otra cosa.

Etiquetas: actrices, cine

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS