La voz del lujo

Pasó de músico clásico a músico errate. De los violines al pop electrónico. Esta es la historia de Lo-Fang, un crooner de aroma sofisticado.

Lo-Fang

Matthew Hemerlein. Ese era su nombre cuando comenzaba a tocar el violín con solo cinco años, cuando daba clases de música a niños y cuando se dedicaba a hacer performance con su hermana. Un día, aquel niño de formación clásica decidió viajar por todo el mundo en busca de su musa. Y la encontró en Bali, en un hotel de Camboya y en una granja de Maryland. Ya no fue Matthew nunca más. Ahora era Lo-Fang. De aquella ruta errante surgió su primer álbum, Blue Film, publicado a principios de año. Un trabajo que mezcla los violines de su infancia con pop electrónico y sutiles toques de folk para acompañar a su peculiar voz, a veces susurrada para mecernos en la melancolía que tiñe sus canciones. Pero a aquella prometedora carrera le faltaba un empujón, el que recientemente le ha dado Chanel Nº 5.

EL ELEGIDO DE BAZ LUHRMANN

El director del nuevo spot del perfume, Baz Luhrmann, no lo dudó: tenía que ser Lo-Fang y su sedosa adaptación del tema You are the one that I want, de la banda sonora de Grease, quien le pusiera música. Baz, que ya dirigió el spot anterior con Nicole Kidman, apuesta por una historia de amor distinta. "¡Por fin la mujer Chanel va detrás de un hombre y no huye de él!", bromeaba. Lo- Fang es el crooner que está cantando en el club donde los amantes se reencuentran. Un ambiente perfecto para el sonido, elegante y sensual, de este artista con varias vidas.

Etiquetas: chanel

Continúa leyendo...

COMENTARIOS