Las enemistades de Sexo en Nueva York

El cuarteto más famoso de Manhattan no es tan idílico como nos han hecho creer siempre en la serie y las películas. Las actrices de Sexo en Nueva York son grandes actrices porque nos han hecho creer que entre ellas existe muy buena relación, cuando la realidad dista mucho de lo que nos han hecho creer.

Gtresonline

Hay muchas razones por las que la serie protagonizada por Sarah Jessica Parker y estrenada en 1998 fue revolucionaria en la historia de la televisión. Pero, sobre todo, sería la manera en la que retrataba la amistad entre cuatro mujeres ya adultas. Los romances de Carrie, su eterno dilema con Mr. Big no eran más que el macguffin, ese elemento que inventó Hitchcock para hacer avanzar la trama pero que no es realmente relevante. Lo que de verdad importaba en Sexo en Nueva York eran las salidas y entradas de estas cuatro mujeres, sus revelaciones delante de un brunch. Y, confundiendo realidad y ficción, se creyó durante mucho tiempo que esa amistad saltaba de la pantalla a la vida real. 

Carrie, Miranda, Charlotte y Samantha eran amigas a muerte. Juntas en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. Bueno, pobreza, poca, porque eran cuatro blancas pijas residentes en Manhattan: escritora de éxito, abogada de postín, próspera empresaria y experta en arte con sangre azul. En todo caso, las solteras neoyorquinas por excelencia siempre encontraban un hueco para ahogar sus penas en Cosmopolitan, endulzar con ‘cupcakes’ o aliviar con un par nuevo de ‘manolos’ sus penas de amor y reírse del mal sexo.

Sin embargo, tras meses de rumores de las relaciones, Kim Cattrall, que interpretaba a Samantha, le dijo alto y claro en internet a Parker: “No eres mi amiga”.

 

Malos rollos

Gtresonline

Según un libro nunca publicado de Clifford Streit, el hombre que inspiró el personaje de Stanford en la serie, las tensiones entre Cattrall y Parker empezaron enseguida cuando se dieron cuenta de que la primera era “una cómica natural, y una robaescenas”. Y Parker veía su protagonismo amenazado y, según justificaba un artículo de Page Six, ese habría sido el desencadenante de aislar progresivamente a Cattrall en los rodajes.

Según Kim Cattrall, la relación era “tóxica” y, aunque nunca ha sido señalada directamente por sus ex compañeras de reparto, cuando cada una de la dos películas que se hicieron tenía algún problema ella era la culpable a partir de “rumores” publicados por los medios. Lo que la convirtió en la mala del grupo. Kristin Davis, la dulce Charlotte en Sexo en Nueva York, sin mencionarla, dejó muy claro sus sentimientos en septiembre del año pasado cuando se confirmó que no había tercera película. En un post en su cuenta Instagram dijo que era “profundamente frustrante no poder compartir el capítulo final (bellamente escrito por Michael Patrick King)”. 

 

Guerra evidente

Gtresonline

La guerra se hizo evidente con el terrible suceso de la pérdida del hermano de Kim. Daba cuenta de su muerte, que dejó a la familia devastada. Y en pleno duelo, la guerra. "Querida Kim, mi amor y condolencias para ti y los tuyos", escribió Parker en la cuenta de Instagram de Cattrall. En su respuesta, esta fue tan directa como su personaje. Una auténtica bofetada: "Mi madre me ha preguntado hoy. ‘¿Cuándo te dejará en paz la hipócrita de Sarah Jessica Parker?’. Tus continuos mensajes son un doloroso recordatorio de lo cruel que eras antes y eres ahora. No eres mi familia. No eres mi amiga. Deja de aprovecharte de nuestra tragedia para mantener tu imagen de buena chica".

Al acabar el rodaje de la serie, Kristin Davis se mudó a su Los Ángeles natal, donde vive con su hija. Y aunque Cynthia Nixon y Sarah Jessica Parker siguen viviendo en Nueva York y eran las que tenían una amistad previa no han compartido muchos momentos privados en la última década. Aunque Sarah Jessica Parker niega una disputa, y solo vea un ataque unilateral, quizá Ryan Murphy saque de aquí una segunda temporada de su serie Feud. Y quizá como en aquella supuesta lucha entre Joan Crawford y Bette Davis, la culpa no era de ellas.

Continúa leyendo