Léa Seydoux: primer balance

La actriz francesa cumple 30 años estrenando y estrenándose como chica bond en 'Spectre', la última de la saga.

Lea Seydoux en Spectre

A los 30 se hace balance. Da igual que una sea Leá Seydoux (París, 1985): conviene sentarse y reflexionar sobre los propios asuntos. Apostamos a que este ejercicio le ha resultado de lo más dulce a la actriz parisina, que ya lleva mucho recorrido. Ha trabajado con Tarantino, Woody Allen o Ridley Scott, se ha llevado una Palma de Oro en Cannes y ahora entra en esta edad decisiva de manera triunfal, convertida en chica Bond.

Leá Seydoux interpreta a la doctora Madeleine Swann en Spectre, la última entrega de la saga protagonizada por Daniel Craig, ese Bond rubio, pero algo más oscuro y maduro. Según algunas declaraciones a la BBC del director, parece que esta entrega también será la última que dirigirá Sam Mendes. Swann es igual de sexy que todas las comparsas femeninas de la dilatada historia de 007, pero menos pasiva, menos plana y más autosuficiente.

Con un pie en lo raro

Leá no es que sea pija, es que es lo máximo que se puede dar en bourgeois-bohème: parisina, hija de la filántropa Valérie Schlumberger, nieta de Jérôme Seydoux, presidente de la distribuidora Pathé, y sobrina nieta de Nicolas 
Seydoux, presidente de la Gaumont. Estos parentescos equivalen a ser de la realeza del cine francés por todas las vías sanguíneas posibles. Pero a pesar de su alta cuna, la actriz tuvo la piel lo suficientemente gruesa como para soportar el extenuante rodaje de La vida de Adèle y las exigencias de su implacable director, Abdel Kechiche, que por lo visto hacía repetir las escenas cien veces y nunca estaba del todo satisfecho. El sacrificio dio sus frutos y Seydoux y su compañera de reparto, Adèle Exarchopoulos, se llevaron la Palma de Oro en Cannes en 2014. Eso sí, cuando se soltaron la lengua durante la promoción, ardió Troya.

Seydoux siempre ha tenido maña para mantener el equilibrio entre lo comercial y lo independiente. En paralelo con Spectre, la parisina estrena La langosta, el último proyecto de Giorgos Lanthimos, autor de la surrealista y perturbadora Canino, que vuelve con una comedia –que seguro tampoco será precisamente de palomitas– sobre un mundo distópico en el que los solteros son recluidos juntos y tienen 45 días para encontrar pareja. La película, en la que comparte reparto con Colin Farrell y Rachel Weisz, se llevó el premio del Jurado en la última edición de Cannes.

En una entrevista reciente en la edición francesa de Marie Claire, Seydoux hacía de viva voz el obligado balance:  “Soy más feliz ahora de lo que era hace diez años. No me falta nada, mi vida es estupenda. Solo quiero seguir haciendo películas bien. Eso es lo importante, mi oficio”. Lo dicho, Leá echa la vista atrás y se apunta sus tres primeras décadas como muy satisfactorias.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS