Los 10 don’ts que le debemos a Bridget Jones

Desastrosa con los hombres y experta en situaciones ridículas, Bridget es fuente de todo un decálogo de “cómo no hacerlo”.

Fotograma de Bridget Jones

La de Bridget Jones no es una historia, en principio, de éxito, belleza y noches de pasión, más bien es la historia de la mujer objeto en el trabajo, los kilos de más y la ropa interior de tamaño extra grande. Sin embargo, engancha, engancha y enamora, quizás precisamente por ese punto desastroso y sumamente imperfecto que nos hace identificarnos de alguna manera con ella. Pero que también nos enseña “qué no hacer” si queremos evitar una situación de lo más ridícula.

1. No pondrás Celine Dion. Ponerte un pijama de franela y comprometerte con Mr. Chocolate tras dejarlo con tu novio, tiene un pase. Escuchar a todo trapo All by myself seguido de exitazos como My heart will go on, ya es recrearse.

2. No harás una lista de milagros. Y he dicho milagros, no propósitos, porque esas son el tipo de listas que se hacen en 3 ocasiones, rupturas, despidos y Año Nuevo, y contienen cosas del tipo: “no confiar más en los hombres”, “dejar de fumar”, “comer hiper sano”, “hacer deporte”, “aprender chino”… Vamos por partes, proponerte hacerlo todo a la vez sólo supondrá abandonar antes de tiempo.

3. No usarás bragafaja. ¡Nunca! Y esto es tajante, cuando tengas previsto pasar esas primeras noches con él ¡no la lleves nunca!. Si como Bridget quieres sujetar un poquito el vientre, casi mejor ponte un vestido que te favorezca sin necesidad de esa prenda. A Daniel Cleaver le hizo gracia, pero igual hay a quien no le parece muy divertido.

4. No etiquetarás la relación dos días después. Al mes igual ya toca, pero si empiezas un martes, el jueves no pienses ya en llevar anillo. Antes de que acabes la frase hab´ra huído.

Fotograma de Bridget Jones

5. No sufrirás de incontinencia verbal. Decir “eso es muy propio de un calvo snob” delante de un señor calvo y probablemente snob, dada a fiesta en la que te encuentras, quizás no es muy apropiado para iniciar una conversación con desconocidos. Hablar sin parar (y sin pensar) puede pasar de molesto a desastre absoluto, así que mejor escucha y se natural, pero no tanto.

6. No entrarás en un karaoke. No digo nunca, porque entre amigos es divertido, pero con ese chico o cantas como lo ángeles y tienes una gracia innata, o mejor espera un poco para enseñarle esa faceta.

7. No dejarás que el amor de madre te ciegue. El amor de madre es ciego, tanto que a veces parece que han elegido a oscuras el modelito para regalarte. No cedas a su presión para ponerte “el vestido alfombra”, que no "de alfombra roja", en una fiesta multitudinaria.

8. No te disfrazarás de conejita sexy. Las fiestas de disfraces son la ocasión para divertirse sin pensar mucho el modelito, pero mejor no te limites a un maillot con un pompón en el trasero y unas orejitas. El menos es más aquí está mal entendido.

9. No buscarás el morbo en el trabajo. El texting puede ser muy estimulante pero en el trabajo trae más que problemas.

10. No juzgarás a un chico por su jersey de reno. Nunca se sabe lo que puedes encontrar debajo.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS