¿Cómo ha cambiado el pelo de Meghan Markle durante el embarazo?

La duquesa de Sussex siempre lleva el pelo perfecto, sin embargo, desde que anunciara su embarazo, hemos podido observar cómo ha ido modificando su forma de peinarse y todo tiene un por qué. Pero ¿cómo cambia el cabello durante el embarazo?

Getty

Meghan, ¿qué le pasa a tu pelo? 

Es una verdad por todos conocida que, durante el embarazo, el cabello cambia. Si todo tu cuerpo está expuesto a la revolución de las hormonas, el cambio de peso y demás particularidades de la gestación, el cabello no se queda fuera. Por un lado, conviene recordar que las teorías y elucubraciones de la prensa rosa aseguran que en Inglaterra cada vez que un miembro de la familia real espera un bebé cambia su lookKate Middleton se ha cortado / teñido / peinado de una forma diferente siempre que se ha quedado embarazada, y un mes antes de comunicárselo a la prensa, para ser más precisos.

Meghan ha continuado con esta tradición y, cuando nosotras ya nos habíamos desgañitado por contar que estaba embarazada porque nuestro olfato periodístico es incuestionable, aparición en un evento público con el pelo liso y suelto, algo que no había hecho desde antes de su boda. Sin embargo, no solo el peinado de Meghan guardaba secretos, también lo hacía el estado de su cabello en general. 

Todo comenzó con la raíz, el origen de su fibra capilar. De pronto, la siempre perfecta y pulida melena de Meghan Markle parecía como electrizada. El llamado 'pelo nuevo' que suele crecer sin una dirección normal se multiplicaba en la cabeza de Meg, el baby hair (los abuelillos de toda la vida) poblaba su frente y, como consecuencia de todo esto, Meghan se decantaba por una tersa coleta, de esas que JLo acostumbra a lucir para lograr el efecto lifting

Getty

El por qué de este cambio de look se debe única y exclusivamente a su embarazo. Como consecuencia de la gestación, la cantidad de estrógeneos del cuerpo de la mujer se incrementa considerablemente, lo que repercute de forma directa en nuestro cabello. Este deja de caerse y nace más fuerte. Por ello comenzamos a ver cómo la melena de Meghan tenía más volumen en la zona de la raíz, precisamente porque había pelo nuevo. Algo que podría recordar con el efecto frizz o pelo encrespado.

En los últimos meses la melena de la duquesa de Sussex se ha vuelto mucho más frondosa y fuerte, lejos del cabello fino al que estábamos acostumbradas a ver. Meghan incluso comenzó a dejarse ver con el cabello suelto, al natural y mucho más salvaje. Una Meg más atrevida que dejaba a un lado su eterno 'moño Meghan' para probar peinados tan actuales como el divertido half bun.

Getty

Pero ahí no queda la cosa. Los beneficios de las hormonas siguen contribuyendo a la ya natural belleza de Meghan Markle. Además de la fuerza y la cantidad, el cabello ve cómo su brillo se potencia. ¿Se le puede pedir algo más? Ahora comprendemos por qué se dice que las mujeres embarazadas están resplandecientes

Si te fijas en el cabello de Meghan, su brillo es incuestionable. 

Getty

Pero no todo en el embarazo es positivo para la belleza. También como consecuencia del cambio de las hormonas, la piel se vuelve más seca, y ya se sabe que la sequedad de la piel nuenca es positiva. En el rostro favorece la aparición de arrugas y en el resto del cuerpo puede generar rojeces. 

 

Getty

En sus últimas apariciones hemos podido observar cómo Meghan no lograba controlar su actual pelazo y se pasaba a peiandos como coletas bajas y semi-recogidos, dejando a un lado su característico flequillo, esos mechones desfilados en la zona cercana al rostro que recuerdan al flequillo de Eva Mendes

CONTINÚA LEYENDO