Meghan Markle tiene un apodo para el príncipe Harry (y no puede ser más tierno)

Parece que en la intimidad (y en público) la duquesa de Sussex se salta el protocolo... y su pequeño desliz nos ha robado el corazón.

meghan
Gtres

Ay, Meghan. Te hemos pillado. Tú también llamas de una forma cariñosa al príncipe Harry. Vale que en nuestros sueños era algo así como prince charming, pero parece que estábamos equivocadas. Y no es para nada eso. Contra todo pronóstico (parece que ya es una costumbre) la nueva duquesa de Sussex ha vuelto a saltarse el protocolo. Meghan, parece que te está costando mucho más incluso, de lo que en un principio nos había parecido. Y es que, en la Casa Real Británica, los apodos no están prohibidos, sino prohibidísimos. Sino que se lo digan a la duquesa de Cambridge que pasó de Kate a Catherine en un abrir y cerrar de ojos. Como se entere Isabel II de este desliz, Meghan, creemos que no estará muy feliz, lo tuyo es un no parar. Primero enseñas los hombros en el desfile Trooping The Colour, después te atreves con un vestido por encima de la rodilla y ahora esto... Nos declaramos tus fans incondicionales.

Y es que, hemos descubierto que la pareja, se llama de una manera muy cariñosa en público. ¿Adivinas cuál?

Bromas aparte, hubiera sido bastante anecdótico que Meghan hubiera llamado a Harry un equivalente a cari o chuchi aunque en versión british. Pero no, haciendo gala de la naturalidad y elegancia que la caracteriza, la duquesa de Sussex llamó a su príncipe my love, un mi amor, de toda la vida, vaya. Y el momento es como diría la reina, priceless. En el video podemos apreciar como en el momento de hacerse una foto junto con el elenco del musical Hamilton, Meghan le pregunta Harry si puede ver, y ahí es cuando se produce el MOMENTAZO. Las personas que le rodean sueltan una pequeña caracajada y un Ohhhh en toda regla, mientras que la duquesa se da cuenta de su error y protagoniza un digno tierra trágame con toda la naturalidad que puede. Harry, que se da cuenta (y está enamorado hasta las trancas), no puede hacer otra cosa que sonrojarse y sonreír. Creemos que es lo más adorable que hemos visto en los últimos días.

 

Debe de ser muy difícil pensar continuamente en lo que no puedes hacer y cumplirlo, así que Meghan, no te preocupes, estamos contigo. Si estuviéramos en tu situación también llamaríamos al príncipe Harry my love.

meghan
Gtres

Aunque esto no fue lo único que pasó esa noche que tuvo lugar hace mcuhos meses (tantos, que a Meghan ni se le notaba el baby bump). Pare empezar Meghan le copió el look a la reina Letizia, como lo oyes, y el príncipe Harry se atrevió a cantar un poco sobre el escenario antes de que comenzara la función (¿Eso lo permite el protocolo?).

Era la primera aparición pública de la pareja después de las vacaciones (¿qué mejor que aisistir a un musical que destina sus beneficios a una ONG?) y parece que ambos se relajaron tanto, que olvidaron el protocolo, la casa real, que eran duques... e incluso olvidaron a la reina Isabel II, sus pequeñas normas (bueno, little lo que se dice little, tampoco) y se comportaron como una pareja de a pie que no duda en demostrar su amor.

Ay, ojalá algún día nos toque a nosotras encontrar un príncpe (o una pareja, a efectos prácticos) hasta entonces, tendremos que conformarnos con nuestra nueva pareja favorita. Que si sigue así, no será poca cosa.

meghan

El hashtag #couplegoals se queda corto. Morimos de amor.

Otros motes en la casa real

Aunque de puertas para afuera estén prohibidos... la casa real británica está llena de motes. Y sabemos todos. 

Empecemos por Isabel II, la reina madre. La big queen. La reina de las reinas. En la privacidad de su hogar parece que la llaman "Cookie", cocinillas en inglés porque se dice, se cuenta que en realidad, es hija de la cocinera de palacio. Sin duda, una broma que a Elizabeth II no le debe de hacer mucha gracia.

¿El más divertido de todos? El del príncipe William. Le llaman "wombat" un mote que le puso Lady Di en un viaje a Australia y que hoy en día, aún utilizan. Se trata de un pequeño animalito que se parece al oso pero en versión mini. La duquesa de Cambridge se conforma con un sencillo "Caths", abreviación de su nombre. Al príncipe Harry se le llama de forma cariñosa "Ginger", por ser pelirrojo y también es una tradición que comenzó cuando era pequeño a causa de su madre. A Meghan Markle se la llama “Tungsten”, un metal y que hace referencia a su fuerte carácter. El príncipe Carlos y Camilla se llaman el uno al otro "Fred" y "Gladys" mientras que el duque de Edimburgo llama a su mujer salchica o repollo. Sí, nosotras pusimos la misma cara cuando lo leímos por primera vez. Aunque, mucho más adorable es "Gan Gan" el apodo que le puso a su abuela el pequeño George cuando comenzó a hablar. 

¿Otro mote que nos ha hecho sonreír? El de este pequeño, que se llama así mismo "Archie"

¿Cómo te quedas?

 

 

 

 

CONTINÚA LEYENDO