Michelle Obama vuelve a portada y habla de su depresión

La mujer del ex presidente norteamericano ha concedido una entrevista íntima y sincera, donde confiesa cómo ha afectado la pandemia del Covid a su vida familiar y personal.

Michelle Obama
Gtresonline

Desde que ella se fue, dos inquilinas han pasado por la Casa Blanca, pero no olvidamos a Michelle Obama. La ex primera dama vuelve a estar de actualidad por la entrevista que han concedido a la revista People, donde abre su corazón y cuenta con todo detalle cómo ha vivido este último año, tan complicado para todos a causa de la pandemia del Covid. "Estos han sido tiempos difíciles. Mucha gente ha luchado: se han perdido trabajos, la gente pasa hambre", confiesa para luego añadir que si algo hemos aprendido es la importancia que tiene la salud y la familia.

 

Y precisamente la familia ha sido clave para ella, puesto que ha podido compartir el día a día con sus hijas, Malia y Shasha, que tuvieron que dejar sus clases en la Universidad para estudiar desde casa. "Se suponía que nuestras niñas habían volado del nido. En cierto modo celebraba que estuvieran construyendo sus vidas y dándome el espacio emocional para dejarlas ir", recuerda. El regreso de las jóvenes la llenó de felicidad y ha sido importante en su relación: "Esos momentos recuperados han significado un mundo para nosotros y creo que han fortalecido aún más nuestras relaciones con nuestras hijas".

La familia Obama
Michelle se confiesa encantada de haber recuperado momentos en familia durante la cuarentena / Gresonline.

Michelle, como cualquier madre, ha estado pendiente de sus estudios y ha sido testigo de sus progresos con la cocina, algo que les encanta. Ella también encontró nuevas aficiones para sobrellevar las semanas de aislamiento a causa del Covid. El punto ha sido una de ellas, pues ha aprendido a tejer y se ha enganchado completamente. ¡Le ha hecho varios gorros a su marido, Barack Obama! Otra es la natación, que empezó a practicar cuando terminó la cuarentena: "Estoy descubriendo que los ejercicios de alto impacto que solía hacer, ahora que me acerco a los 60, ya no funciona.  Así que pensé, que la natación era buena". 

Sin embargo, no todo han sido cosas buenas, la ex primera dama también ha sufrido en sus propias carnes los devastadores efectos psicológicos de esta pandemia y confiesa haber padecido "una depresión leve". Se juntaron muchas cosas, la preocupación sanitaria y los graves acontecimientos por los que pasó el país. "Estaban sucediendo muchas cosas difíciles. Tuvimos la matanza continua de hombres negros a manos de la policía. Es difícil de asumir, más en medio de una cuarentena. La depresión es comprensible en estos momentos. Yo necesitaba reconocer por lo que estaba pasando, porque muchas veces sentimos que tenemos que estar siempre arriba. Esto es la salud mental. Tienes altibajos. Lo que les he dicho a mis hijas es que una de las cosas que me están ayudando a superarlo es que soy lo suficientemente mayor para saber que las cosas mejorarán", explica. 

Ahora que todo va pasando poco a poco, son muchos los proyectos de Michelle Obama, unos de carácter benéfico y otros más mediáticos, como su debut en el programa culinario de Netflix 'Waffles + Mochi', que se estrena el 16 de marzo. 

Pero, a sus 57 años, también piensa ya en su jubilación: "Barack y yo estamos sentando las bases para que alguien más continúe el trabajo para que podamos jubilarnos y estar juntos. Él puede jugar demasiado al golf y yo puedo burlarme de él por jugar demasiado al golf, porque no tiene nada más que hacer".  

Continúa leyendo