Miriam Giovanelli y Marta Hazas, estrellas de Velvet

Las actrices nos cuentan cómo ha sido entrar en tu casa (y en la de cuatro millones más) todas las semanas con la serie revelación de la temporada

Las actrices Marta Hazas y Miriam Giovanelli, de Velvet

"Y tú, ¿dónde estabas cuando abdicó el Rey Juan Carlos?". Esta pregunta nos la harán y nos la haremos más de una vez en los próximos años. A nosotros, al equipo de Marie Claire, nos pilla (desprevenidos, como a todo el país) en el showroom de la arquitecta de interiores Isabel López Quesada, una casa con jardín en el privilegiado barrio de El Viso de Madrid. Aquí no llegan los ruidos del tráfico ni la marabunta que crea la vida atropellada de la ciudad. Ni el idéntico runrún que emiten todos los televisores: las seis cadenas principales hablan de la noticia del día, del año y quizá de la década. El Rey acaba de anunciar que cede el trono a su hijo, el Príncipe Felipe, y el país se mueve entre la sorpresa y la expectación.

Noticia Bomba
Las actrices Marta Hazas (Santander, 1977) y Miriam Giovanelli (Roma, 1989) se enteran de la noticia al mismo tiempo que nosotros. "Me están sorprendiendo muchas cosas de las que están pasando en España. Hay muchos cambios. Vivo un poco fuera del panorama político, pero me gustan los pasos que se están dando, me parecen positivos. Ojalá continúen. Hay más gente que debería dimitir, abdicar… o como se quiera llamar. El tema de la corrupción me tiene loca y creo que es lo que está dinamitando la calle", comenta Marta, una de las protagonistas de Velvet, la serie sorpresa de la temporada. Una historia de amor e intrigas que se teje en unos grandes almacenes de los años cincuenta. Cualquier rostro famoso y televisivo en el que puedas pensar tiene un papel en esta apuesta de Atresmedia. ¿Miguel Ángel Silvestre? Es Alberto, el galán rico y guapo. ¿Paula Echevarría? Es Ana, la costurera pobre enamorada de Alberto. ¿Amaia Salamanca? Es Bárbara, una dama de la alta sociedad... ¿Maxi Iglesias? Es el dependiente pícaro... Y así hasta 20 personajes, entre los que también están Aitana Sánchez-Gijón, José Sacristán, Ángela Molina, Tito Valverde, Manuela Vellés, Asier Etxeandia... Velvet, cuya primera temporada acaba de terminar, ganaba por goleada cada duelo con su competidora más directa, la serie sobre periodistas B&B, lo que obligó a Mediaset a cambiar su día de emisión. El éxito siguió aumentando hasta conseguir una media de cuatro millones de espectadores por capítulo y una ampliación inesperada de temporada. Ya están rodando la segunda en un plató de 1.000 metros cuadrados en San Sebastián de los Reyes ¿Cuál ha sido la fórmula del éxito? Miriam Giovanelli, Patricia en la serie, la hija consentida de la familia propietaria de las galerías, nos lo cuenta.

La culpa es de los padres
"Decía Godard que para hacer una buena historia solo hacen falta un chico, una chica y una pistola; es decir, un conflicto. Y aquí están los tres elementos. Creo que la serie da una visión muy romántica de los años cincuenta, que hasta ahora no se había visto en España. El contexto histórico-político se pasa por alto. Mi personaje es el ejemplo claro de la frase 'la culpa es de los padres', una niña rica, caprichosa, manipulada por su madre. Yo me imaginaba a Patricia rubia platino. Se lo propuse a los directores, les dije que me decoloraran el pelo y lo aceptaron. Ahora ha sufrido tanto que me voy a cambiar de color y tengo que rodar con peluca", relata. Marta y Miriam se conocen desde hace tiempo. Las dos han pasado por las series-fenómeno de la televisión española reciente: El internado, Sin tetas no hay paraíso, Los hombres de Paco, El comisario, Hospital Central o Física o química. Les digo que son una especie de talismán para los productores. Marta se ríe. "Ojalá sea así. Todos los proyectos en los que he estado han durado una media de tres años. No me quejo. No me molesta nada que la gente se me acerque ni que me reconozcan, porque soy de las que creo que los actores trabajan para el público. Aunque el fenómeno fan es diferente en chicos y en chicas. Trabajo con Miguel Ángel Silvestre y con Paula Echevarría, probablemente dos de los actores que más seguidores tienen. Pero a las chicas no nos rompen la camisa ni los adolescentes se amontonan para gritarnos", señala Marta. Las dos comparten afición por Instagram y las dos son emigrantes en Madrid. La primera desde Roma y la segunda desde Santander. Miriam nos enseña fotos de su gatito y del perro de su novio, que es italiano, paseando por Venecia. "Mi padre era italiano, murió hace dos años, y yo nací en Roma. Hasta los ocho años viví allí. Recuerdo que teníamos una casa con jardín y que había gatitos. Yo soy muy gatuna por eso", dice. Su familia materna es originaria de Marruecos y la paterna también tiene raíces suecas. Su físico es el resultado de estos afortunados vaivenes genéticos y étnicos. "Mis compañeras de la serie me han convencido para entrar en las redes sociales. Todas tienen y son muy activas. Sí es cierto que vivo en Instagram como si fuera mi casa. Esa es una gran lección que aprendí de Paula (Echevarría). Cuelgo lo que quiero y si el día de mañana me causa el mínimo problema, lo dejo", apunta despreocupada.

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS