¿Qué tradición se saltará este año el príncipe Harry por culpa de Meghan Markle?

Parece que el drama en palacio no hace más que crecer. ¿Tendrá que volver a interferir Isabel II ante esta decisión? Menudas navidades más ajetreadas para los royals...

Gtres

Si estás en Londres y pasas por Kensington Palace, fíjate bien. Sí. Porque con todo lo que está pasando quizás veas salir humo de la pequeña pero acogedora residencia familiar. El dicho en todas las casas se cuecen habas no puede ser más cierto. Isabel II está fuera de sus casillas. Y es que, la paz y la armonía que reinaba entre las paredes de su humilde morada ha sido perturbada por algo llamado huracán MeghanSí, nuestra BFF en la oscuridad (porque nosotras somos muy recelosas de nuestra intimidad, ya lo sabéis) parece que ha llegado a la familia real para romper reglas, tradiciones e imposiciones de protocolo. Aunque eso le cueste la relación con la royal family.

Meghan, Meghan... La que has liado. 

En pleno drama familiar (te contamos las últimas noticias de la relación de Meghan con su padre, aquí) otra mala noticia ha azotado a la duquesa de Sussex. La reina Isabel II, supuestamente, había invitado a su madre, Doria a pasar las navidades con ellos, rompiendo así por primera vez el protocolo en lo que se refiere a los eventos de Navidad. Todos pensábamos que el gesto era para que la futura mamá no se sintiera tan sola durante estas festividades, pero finalmente, la madre de Meghan (la única familia directa con la que tiene relación) no asistirá a Sandringham donde las celebraciones van a tener lugar.

Pero Meghan no estará sola, es más, Harry estará a su lado en todo momento. Faltando así a una de las grandes tradiciones de la casa real británica

Y es que, es tradición que durante la estancia en Sandringham se lleven a cabo jornadas de caza de faisán. Durante años, el príncipe ha asistido a este evento, que siempre se ha considerado una ocasión en la que él y el príncipe William pasaban un rato en familia y que utilizaban para fortalecer su relación. No obstante, Meghan que es una gran defensora de los derechos de los animales no está de acuerdo con la tradición por lo que este año, Harry no asistirá y se quedará con ella en palacio. 

No hace falta decir que nosotras, animalistas a la médula, apoyamos la decisión. Sin embargo, entendemos que si no ha venido directamente del príncipe y ha sido debido a las convicciones de Meghan, no haya sentado muy bien a los integrantes de la familia. Se sabe que William sí que asistirá al evento, al igual que su padre y el pequeño George que conforme va creciendo, va adquiriendo más responsabilidades como príncipe heredero al trono. 

Se como fuere, convicciones a parte, parece que la presencia de Meghan está haciendo mucha mella en la casa real y sus decisiones no siempre son bienvenidas. Es más, una fugaz reaparición en Instagram de la ex actriz ha hecho saltar las alarmas. ¿Va a volverla duquesa a las redes sociales rompiendo LA GRAN regla de la queen Isabel II? ¿O ha sido solo un momento de rebeldía? Sea como fuere, este Christmas Carol seguro que no acaba aquí...

Seguiremos informando. 

Continúa leyendo