Vídeo de la semana

Recordamos a todas las dueñas del ‘corazón partío’ de Alejandro Sanz, ahora en manos de Raquel Valdés

Alejandro Sanz vive de nuevo el amor junto a Rachel Valdés, una joven artista cubana de bellos ojos verdes, cabello oscuro y treinta años de edad, veinte menos que el intérprete

Alejandro Sanz
Gtres

¿Y si fuera ella?  El cantante se separó comenzado ya este año de su mujer Raquel Perera, tras más de doce años de convivencia. Pero, no; esa canción en la que cuenta que una mujer se desliza y le atropella, sentimentalmente hablando, claro, se la dedicó a su primera mujer, Jaydy Michel, quien apareció en su vida hace ya unas cuantas primaveras.

Fue en 1995 cuando  Sanz se enamoraba de la modelo mexicana, afincada en España, y se casó con ella en una boda íntima celebrada en la isla de Bali. La ceremonia no tenía validez alguna en nuestro país, pero el cantante se comprometía por primera vez con una mujer. Era el cantante del momento, el que más vendía y también el que más enamoraba.

Alejandro Sanz y Jaydy Mitchael
Gtres

La culminación de aquella unión fue el nacimiento de Manuela. La nueva familia se instaló en Miami en el año 2000, en una maravillosa mansión de estilo mediterráneo en la bahía de Byscayne, con vistas al Lago Sunset. Más de 700 metros de vivienda, con gimnasio y estudio de grabación, en una parcela de 3000 metros cuadrados, con casa de invitados, piscina y embarcadero privado, fue entonces el hogar de Alejando, Jaydy y su hija.

Pero el cantante abarcó en su corazón más amor que del que le daba su mujer e inició relaciones con la cubana Valeria con quien tuvo un hijo, al que llamaron Alexander, cuando aún vivía en familia con Jaydy.

Desde bien jovencito fue conquistador y enamoradizo. Así lo recoge la letra de ‘Mi primera Canción’, grabada en Londres, en 1993, y con la colaboración especial de su gran amigo Paco de Lucía. Esa primera canción que estaba hecha con los besos de Marta, la sabiduría de María, el recuerdo de Almudena y lo suave del pelo de Yolanda.  Esta última, dicen que le inspiró su ‘Pisando Fuerte’. Amores de adolescencia que dejaron su pequeña huella y a quienes les dedicó canciones con las que, a su vez, otras mujeres se sintieron identificadas.

Alejandro Sanz y Valeria Rivera
Gtres

Tras la separación en 2005, Chan- como le llaman algunos íntimos-, inicia en 2006 una etapa complicada. Reconoce públicamente su relación  extramatrimonial y a su hijo Alexander e intenta reordenar su vida con amigos y música con la que conquistaría nuevos éxitos. Alejandro se tiñe el pelo, gana peso y se aleja de los medios que le incomodan en esos momentos complicados, siempre haciéndose cargo de la manutención de sus hijos.

Es entonces cuando llega Raquel Perera a su vida. Es su representante, la contrata como asistente y trabajando juntos se enamoran. Licenciada en Psicóloga y con formación en marketing, junto a ella, Alejandro se equilibra y vive una de las etapas más estables de su vida. Se casan por sorpresa en 2012 el día en el que bautizaron a su primer hijo Dylan, en la finca extremeña que el cantante compró en Jarandilla de la Vera, lugar que ama sobre todas sus posesiones porque, entre otras razones, es en el que están enterrados sus padres.

Alejandro Sanz
Gtres

Luego nacería su hija Alma y la pareja seguía feliz y triunfando con inversiones en el mundo empresarial.  Raquel, implicada al máximo, pasó a comandar algunas de las sociedades de su marido. Se compenetraban muy bien y cualquiera que los conoce en la intimidad destacan que realmente formaban una buena pareja.

Este pasado verano, llegaban los primeros rumores de crisis y el 13 de julio fue cuando la ambos confirmaron, vía red social, su separación con un comunicado que por su belleza sorprendió a muchos: «Un amor puro y comprometido. Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será. Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos. Nuestra familia está por encima de cualquier cosa...es diversa y Bella, como la vida y así permanecerá. El mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente. Gracias por respetarlo».

De nuevo, una mujer llega a su vida y lo cambia todo. Rachel Valdés, la cubana de ojos verdes y belleza innegable, le acompaña en su gira americana en la que Sanz, a punto de cumplir 51 años, sigue arrasando. Precisamente esta semana se han publicado las primeras imágenes juntos. Fue en San Diego, el pasado 29 de septiembre, junto al playa del hotel donde se alojaban, y en compañía de Manuela, la hija mayor del cantante. Abrazados, cariñosos y frente a un romántico atardecer, la sonrisa del cantante delata que esta mujer, hoy por hoy, es su persona favorita.

Continúa leyendo