Sara Carbonero recarga pilas con un fin de semana inolvidable

Salamanca ha sido el destino elegido por Sara Carbonero e Iker Casillas para pasar unos días alejados de desconexión con amigos.

Instagram (@saracarbonero)

Desde que Sara Carbonero terminase el duro tratamiento de  quimioterapia al que fue sometida, ha decidido exprimir cada segundo que le regale la vida. En esa búsqueda de la felicidad, disfruta y valora las pequeñas cosas como quizás antes no lo hacía. Parte importante de esta renovada filosofía de vida son los viajes junto a sus seres queridos. Y este pasado fin de semana ha tenido uno muy especial.

Instagram: @saracarbonero

Sara Carbonero ha vuelto a España por unos días para hacer una escapada rural junto a Iker Casillas. No estuvieron solos. Al matrimonio los acompañaban Alberto Bueno, Óliver Torres, Adrián López e Iván Marcano, antiguos compañeros del portero en el Oporto, junto a sus respectivas parejas e hijos. Todos respiraron la tranquilidad del campo y tuvieron como excepcionales compañeros a la fauna del lugar. Los hijos de Sara (Martín y Lucas) se lo pasaron en grande teniendo tan cerca a imponentes caballos.

Instagram: @saracarbonero

“Yo solo pido pausa y tú me das ojos de huracán” (una frase del cantante Izal) ha sido la cita elegida por Sara Carbonero para definir este fin de semana rodeados de naturaleza. Pueblos empedrados y con calles repletas de historia, en los alrededores de Salamanca, concretamente en La Alberca, en la Sierra de Francia, han sido el incomparable marco donde la presentadora se ha relajado y ha sido feliz estos pasados días.

Instagram: @saracarbonero

De este modo, la de Toledo encara la recta final de un año que ha sido para olvidar, marcado por la detección de un tumor en sus ovarios por el que fue operada el pasado mes de mayo. Un revés sufrido tan solo unas semanas después de que Casillas sufriera un infarto de miocardio que puso en jaque su vida. Afortunadamente, los dos se han recuperado de manera satisfactoria e incluso el portero ya se encuentra entrenando con el objetivo de volver a ponerse los guantes. De lo que no cabe duda es de que ahora disfrutan de la vida mucho más que antes.

Continúa leyendo