Scarlett Johansson, la actriz que más ha recaudado en la historia de Hollywood

Por eso, el nombre del personaje al que Scarlett Johansson da vida en la película de ciencia ficción 'Ghost in the Shell', que se estrena este mes, viene muy al caso: The Major (La Comandante).

Lady Scarlett

Scarlett

En 2015, Scarlett Johansson recorrió la alfombra roja en la Gala de los Oscars que presentaba enfundada en un vestido color esmeralda de Versace, con un espectacular collar a juego de Swarovsky. Sin embargo, estaba más pendiente de otro accesorio que del collar. La actriz, que había dado a luz a su hija Rose hacía cinco meses, confiesa: “Tuve que llevarme el sacaleches porque le estaba dando el pecho a mi hija y cada gota es oro líquido”. Después de la ceremonia, lo recuperó y se marchó en compañía de su amiga Kelly Ripa y su marido, Mark Consuelos.

“No se cómo, pero Mark se hizo con mi sacaleches, que estaba en una bolsa junto a la leche, las bolsas de hielo y los pañales sucios. Me lo quitó de las manos”. Sólo pretendía ayudar, pero Scarlett sigue contado: “nuestros coches se separaron. Por lo visto, Kelly se dio la vuelta y le dijo a su marido: ‘Espera un segundo. ¿No es ese el sacaleches de Scarlett? Se lo tenemos que devolver enseguida’, porque sabía lo mal que lo estaría pasando. Al final, acabamos coincidiendo en la misma fiesta tres horas más tarde, y el pobre Mark solo acertó a decirme ‘Lo siento muchísimo’”.

A sus 32 años, Johansson se ríe con esa risa tan suya mientras disfruta de un té de Rooibos. Es difícil, sentada como estoy a su lado en el salón Gotham del Hotel Peninsula en Manhattan, que no me sienta identificada con ella. Hace unos minutos, era yo la que estaba sacándome la leche; de hecho, me contó su historia para solidarizarse conmigo. Dice que “la maternidad te pone otra vez los pies en la tierra”.

Scarlett

Johansson acaba de terminar una gira humanitaria que le ha llevado a Turquía, Qatar y Afganistán y a la cita acude con la nariz taponada, unos Levi’s, unas gafas de montura grande, unas Adidas Superstar y una gorra de los Yankees. Su aspecto es más parecido al que tendría tu amiga más cool que al de una diosa del celuloide. Pero no nos engañemos, ella es lo segundo.

Con una cifra de 1.200 millones de dólares en todo el mundo (unos 1.130 millones de euros al cambio) ingresados por sus películas, según Forbes es la estrella que más recaudó el año pasado, y la prueba más clara de su poder tal vez sea la libertad que tiene para llevar la vida que quiere fuera de Hollywood.

La actriz, originaria de Nueva York, ha vivido temporadas en París, la ciudad natal de su marido Romain Dauriac, un marchante de arte y comisario, con el que se casó en 2014 y del que anunció su separación –amistosa- hace unas semanas. A la capital francesa la considera su segunda casa . "Mi hija tiene muchos primos parisinos. Tiene la suerte de ser bilingüe”. Eso sí, la primera palabra que pronunció la niña con 2 años fue en inglés, concretamente “Wow”.

A pesar de las barreras que conlleva el idioma, Scarlett ha dado con formas sorprendentes de encajar en la cultura parisina. Fue Dauriac quien le animó a abrir Yummy Pop, una tienda de aperitivos americanos en pleno barrio turístico de Le Marais. Según cuenta Scarlett, “siempre quise tener un negocio relacionado con el sector de la alimentación, pero nunca he querido estar atada a un restaurante o a un bar”. Espera abrir pronto otra tienda en Tokyo, otra de sus ciudades favoritas.

Probablemente en breve le toque pasar una temporada allí. Estos días se estrena la adaptación de la popularísima franquicia japonesa de manga Ghost in the Shell (Fantasma en la Concha), en la que interpreta a Major (Comandante), un cyborg que se enfrenta a los terroristas y cuyo único órgano humano es su cerebro. Rupert Sanders, el director de la película, cuenta que eligió a Scarlett “porque de todas las actrices de su generación, es la más icónica”. Johansson se metió de lleno en su papel y su entrenamiento incluyó disparar un cargador completo de un arma automática. “Los consultores militares no creían que nadie fuese capaz de hacerlo, pero Scarlett decidió que tenía que conseguirlo porque era algo importante para su personaje. Es una mujer increíble; pasaba en un santiamén de estar jugando con su hija a repartir mamporros en la cabeza con una porra a los malvados”, afirma Sanders.

La estrella más rentable

Scarlett

La actriz es consciente de la controversia que levantó entre los fans de la serie original de manga el hecho de que fuese ella la elegida para dar vida a la protagonista –algo que ‘blanqueaba’ al personaje– y no una actriz asiática. Scarlett se explica: “En mi opinión, ante todo, se trata de una experiencia humana. En ningún momento he pretendido interpretar a una persona de otra raza. La diversidad es importante en Hollywood y no me gustaría sentir en ningún momento que estuviese interpretando un personaje ofensivo… También es cierto que el hecho de que una franquicia tenga una protagonista femenina al frente es una oportunidad casi única. Por cierto que llevar el peso de una franquicia tan grande sobre mis hombros me ha metido mucha presión”.

Según las estadísticas de la página web Box Office Mojo, Johansson es la actriz que más ha recaudado en la historia de Hollywood, en parte gracias a su papel de Natasha Romanoff, la asesina rusa más conocida como ‘La viuda negra’, en las cinco películas de Los Vengadores.

Aunque está orgullosa destaca algo que resulta irónico: “Ser la que más ha recaudado de la historia no significa que sea la que más gane”.

La actriz está dando los primeros pasos para montar una productora de cine y está intentando registrar su nombre. “Todo lo que tengo, lo he conseguido a base de mucho esfuerzo. Esta industria es muy caprichosa y muy política. Los números nunca cuadran. Hay gente que cobra millonadas y otros que cobran una miseria. A mucha gente se la subestima, se la encasilla o se la clasifica de mil maneras distintas. La gente tiene una especie de valor intangible. ¿Cómo funciona el sistema exactamente y cómo valorar si el salario de alguien está muy inflado o no?”.

Scarlett

Hasta ahora, Johansson ha preferido no comentar su experiencia personal con respecto a las diferencias salariales de Hollywood. Según ella misma cuenta, “hay gente que opina que debería de haber contado mi experiencia al respecto, para que este tema hubiera tenido mayor atención mediática. A lo mejor estoy siendo un poco pretenciosa, pero entendí que era obvio que a las mujeres, tuvieran la posición que tuvieran, les costaba alcanzar la igualdad laboral. Siempre es una batalla cuesta arriba. Lo que amigas o familiares me cuentan es que la lucha es algo real para todas. Todas han sufrido discriminación o acoso; es verdad que el sexismo existe”.

Antes de seguir, Scarlett se retira un mechón de pelo que le cae sobre los ojos. “No es que no quiera tomar parte del debate, pero a veces las conversaciones parece que se retroalimentan. Así, siempre habrá alguien que en una posición determinada, haga un comentario sobre su ‘lucha’ que no tenga nada que ver con el este tema. También es verdad que gano más que alguno de los coprotagonistas masculinos de mis películas. Pero si me comparo con alguien como Robert Downey Jr, otra estrella de las películas de Marvel, las diferencias son enormes. Pero… la gente consigue cobrar lo que cobra de diferentes maneras”.

Madurez temprana

Scarlett

No puede decirse que Johansson no se haya ganado lo suyo. Hija de Melanie Sloan y del arquitecto danés Karsten Johansson –actualmente divorciados–, Scarlett se crió en el West Village de Nueva York con sus cuatro hermanos. Cuenta su madre –que fue su manager hasta 2009–, que le influyo mucho en sus gustos musicales y cinematográficos cuando era joven. Deberion de ser todos estos años de formación escuchando a Leonard Cohen y viendo películas de Lauren Bacall, o esa voz tan profunda que posee y que tiene un toque de soul viejo, lo que llevó un día a Robert Redford, que la dirigió en 1998 en El hombre que susurraba a los caballos, a decir de ella que era “una niña de 13 años, camino de los 30”.

El hecho de que pareciese más madura de la edad que tenía tal vez fuese porque que realmente lo era, puesto que ella y su familia lo pasaron muy mal. “Recibí asistencia social hasta que fui una adolescente. Pasamos muchas estrecheces antes de que fuese económicamente independiente de mis padres”.

Hunter, su hermano gemelo, que fue organizador de campaña de Barack Obama, no tiene demasiado claro por qué, pero sabe que “a pesar de nuestros orígenes humildes, ya fuese por nuestra forma de ser o por la educación que recibimos, éramos capaces de empatizar e identificarnos con los sentimientos de otras personas. No soy actor, pero el haber crecido rodeado de actores me ha hecho ver que hay que tener empatía. Tienes que entender las experiencias personales de la gente y lo que conllevan. Eso es lo que hace de Scarlett una gran actriz”.

Scarlett

Al igual que su hermano Hunter, a Scarlett le gusta mucho la política. Apoya a Planned Parenthood (Planificación Familiar) y está en contra de que los famosos no opinen sobre los temas que de verdad importan, en referencia a una entrevista al respecto que concedió hace poco Mark Whalberg. “Él mantenía que los famosos no debían airear sus ideas políticas por lo desconectados que estaban de la realidad. Me pareció muy prepotente por su parte. Pienso todo lo contrario: que es muy importante escuchar las voces de gente que está en distintas posiciones de poder, su visión. ¿Por qué no pueden tener una opinión? ¿Por qué no puedo aprovechar mi posición? ¿Qué sentido tiene tener una determinada posición si no la vas a usar? Si no quieres involucrarte, no pasa nada, ya hay suficiente ruido. Pero por favor, si tienes algo que decir, hazlo”.

En su círculo más íntimo, casi ningún tema está fuera de límites. “Con mis amigas, hablamos de lo que sea. Quiero comparar y contrastar apuntes. Quiero hablar de sexo y de todo eso”. Hace no mucho tiempo, fue a la despedida de soltera de su hermana. “¡Qué horror! mi cuñada trajo unos moldes de bizcocho con forma de pene enorme. Y pensé, ‘voy a ponerles un topping estupendo’. Conseguí que tuviera un tono carnoso, puesto que quería que fuese lo más realista posible; la verdad es que tenía un aspecto asqueroso, pero de sabor estaba buenísimo. Al final, me vi en la calle con uno de esos bizcochos, desesperada por encontrar un taxi”.

Scarlett

Este aspecto tan de chica no siempre salta a la vista en sus películas, pero tendrá que sacarlo a relucir en la comedia Rock That Body, que se estrenará el próximo junio. Sus compañeras de reparto son Kate McKinnon, Zoë Kravitz, Ilana Glazer y Jillian Bell, e interpretará a una de las cinco mujeres integrantes de un grupo de amigas que accidentalmente matan a un stripper durante un fin de semana de despedida de soltera en Miami, y que tendrán que deshacerse del cadáver. “Rodamos algunas escenas absolutamente desternillantes. Va un poco en la línea de Weekend at Bernie’s. No es una idea original, pero las actrices son ridículamente divertidas y son unas autenticas cracs de la comedia”, cuenta Johansson entre risas.

McKinnon, que en la película da vida a una chiflada amiga australian, dice de ella que “es muy divertida y hace comentarios de lo más ingeniosos, mordaces y absurdos sobre absolutamente cualquier tema. Me gustaría rodar con ella una escena en la que las dos fuésemos gatas. Ella es muy felina, y a mí también me han comentado que lo soy. En la vida real estoy obsesionada con mi gato. En fin, pienso que si interpretásemos a dos gatas, con que sólo hablásemos de lo que pasa a nuestro alrededor, de nuestras situaciones, sería una escena buenísima”.

Johansson todavía no le ha enseñado a su hija ninguna de las películas que ha rodado, aunque de vez en cuando Rose la ve fugazmente en la tele. “Es curioso, porque sé que sabe que soy yo. Si por ejemplo ponen en la tele Capitán América o la que sea, y le pregunto ‘Mira, ¿Quién es esa?’, ella me contesta, ‘¿Esa? Esa es mami’. No creo que ahora pueda ver ninguna de las películas que he hecho, a excepción de Canta", dice en referencia a la película de dibujos animados en la que prestaba su voz a una puercoespín adolescente. “Estaré encantada, cuando tenga la edad adecuada, de ver con ella las películas en las que mi personaje daba mucha guerra”, comenta con una sonrisa pícara.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS