Sofía de Suecia habla del acoso que sufrió por salir con el príncipe Carlos Felipe

La princesa se ha sincerado ocho años después sobre la situación que vivió cuando se hizo pública su relación.

A veces las historias de amor tienen su lado malo. En las películas de Disney siempre hay un villano que dificulta un poco la historia (Qué mal lo tuvo que pasar Ariel: Úrsula no fue una adversaria fácil). Pues en la vida real también hay personas que se entrometen. Cuando proceden de las redes sociales los llamamos haters, aunque no son los únicos. Los medios de comunicación y la opinión pública muchas veces arremeten sobre asuntos perdiendo el respeto. La libre expresión es necesaria por supuesto, pero siempre desde la cortesía. Y muchas veces estos términos desaparecen. Parece que muchos usuarios del mundo 2.0 se han convertido en los villanos del siglo XXI promoviendo el acoso y el bullying en Internet, que es el pan de cada día de los personajes públicos.

Justo esto fue lo que ocurrió con la relación de Sofía Hellqvist y el príncipe Carlos Felipe de Suecia.

 

Hellqvist

No es ninguna novedad que la pareja recibió un gran aluvión de criticas por su relación. Al pueblo Sueco no le sentó demasiado bien que uno de sus príncipes más queridos comenzara una relación con una ex concursante de televisión. Carlos Felipe era (y sigue siendo) uno de los royals más atractivos de Europa y siempre había sido calificado por la prensa como uno de los grandes solteros de oro. La pareja, llevó siempre el asunto con mucha discrección y pese a las duras críticas y la difícil aceptación (también por parte de la familia real) ocho años después se encuentran felizmente casados y con dos hijos. Y en una entrevista concedida a TV4 la princesa, por fin, se ha sincerado sobre cómo vivió ese momento. "Cuando mi relación con Carlos Felipe se hizo pública fui recibida por una gran tormenta de odio. La gente tenía opiniones sobre mí, mi relación y demás. Me sorprendió y me derribó durante un tiempo".

royal
Gtres

La princesa además añadió que "no entendía qué necesidad tenían de decirme lo errónea que era en todos los sentidos. Fue muy duro. La gente tiene opiniones sobre todo, sobre lo que hago y sobre mi aspecto".

La pareja se conoció en 2009 gracias a unos amigos en común y en 2010 se hizo publica su relación. ¿Está historia le sonará algo al príncipe Harry?. Fue entonces cuando el pasado de Sofía salió a la luz y se produjo el escándalo. Había posado desnuda para varias revistas y además, había participado en el reality Paradise Hotel por lo que se comenzó a criticarla y a hacer comentarios muy negativos sobre ella. El revuelo mediático internacional fue muy amplio y la casa real sueca no hizo referencia a la relación hasta siete meses depués, únicamente para censurar unas fotos en las que Sofía aparece desnuda y que aún se pueden encontrar en Internet.

royal
Gtres

Cinco años después y entre polémica, la pareja dio el Sí, quiero protagonizando una de las últimas grandes bodas reales en Suecia de su generación y poniendo el colofón final a su amor. Para Carlos Felipe tampoco ha sido fácil la situación, sin embargo, en el discurso de su boda dejó sus sentimientos por la princesa muy claros. Para él, todo había valido la pena "Sofía, nosotros nunca elegimos el camino difícil, él nos eligió a nosotros. Optamos por el amor y eso nos ha unido siempre. Cada vez que tratamos de estar separados, mi corazón estaba vacío. Y, por último, finalmente Sofía, eligió la dirección correcta, una decisión que me hace el hombre más afortunado. Sofía, llenas mi vida con amor y alegría. Hoy demostramos que el amor lo conquista todo". Con estas palabras demostró que estaba totalmente enamorado de la princesa y que pese a las críticas, su enlace había sido la mejor decisión. Ocho años después la pareja sigue desmostrando su amor y tienen dos niños, Alexander y Gabriel, que encandilan allá por donde van.

Pero en la familia Sueca los escándalos debidos a las parejas elegidas por sus miembros no son ninguna novedad. A Victoria, la futura reina del país, le sucedió lo mismo (ya que no olvidemos que se casó con su entrenador personal) y a la princesa Magdalena también. Parece que viene de familia.

Aunque algo queda claro con esta historia: el amor no entiende de clases ni de pasados turbulentos (¿a alguien le recuerda a la historia de Mette-Marit de Noruega?). Y aunque se pertenezca a la realeza, sus miembros deberían poder elegir con quién compartir su vida sin repercusión social alguna.

Como dijo Sofía, que ha hecho de su principal labor como princesa luchar contra el acoso en Internet, "instaría a los adultos a pensar antes de escribir un comentario".

Y nosotras también.

Continúa leyendo