Tom Payne, el novato que se hizo protagonista

tom payne

Puede que fuese por su aspecto aniñado. Y también, claro, porque de la inagotable cantera británica salen más actores talentosos por generación que de cualquier otra.

El caso es que hubo un tiempo en que a Tom Payne (Essex, 1982) solo le ofrecían papeles en series televisivas para adolescentes. Hasta que se plantó. Probó suerte en los teatros del West End y logró llamar la atención –y eso que únicamente tenía "un par de escenas"– en la divertida "Un gran día para ellas".

Cuando su nombre se barajó para encarnar al mítico psicópata gourmet en "Hannibal, el origen del mal" y algunos medios lo incluyeron en sus listas de futuras estrellas, todo parecía hecho. Pero aún tendría que esperar a la llamada de David Milch y Michael Mann, que le ofrecieron interpretar, al lado de Dustin Hoffman y Nick Nolte, a un prometedor jockey en el thriller hípico de HBO "Luck", "a pesar de que solo había montado a caballo un par de veces en mi vida, como confesé en el casting".

Ni la posibilidad de romperse la cabeza le disuadió de cruzar definitivamente el charco. Y en cambio, irónicamente, el definitivo espaldarazo a su carrera le llega ahora en forma de épica superproducción germana: la adaptación del best-seller de Noah Gordon "El médico". "Nunca había hecho acción, y ha sido un reto... Pero trabajar al lado de alguien del talento de Ben Kingsley lo hace todo más fácil: uno puede confiar absolutamente en él, y dejarse guiar". Un chico listo.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS